SINDICATOS Y PENSIONES, ¿NI UN ÁPICE DE AUTOCRÍTICA?

LA MENTIRA ES LA PEOR MANERA DE TAPAR UNA VERDAD

Dice un aforismo que oyendo celebrar la victoria a tus enemigos entenderás el alcance de tu derrota. Y a la vista de cómo han celebrado nuestros oponentes(los bancos y la derecha política) que hayamos aceptado los 67 años de edad para alcanzar la jubilación, con todos los matices que se quieran, (matices que irán desapareciendo paulatina pero inexorablemente), viendo su regocijo es lícito pensar que el resultado de esa negociación está entre lo malo y lo muy malo para los trabajadores.

 

 

 

Cuando los humos de los eufemismos desaparezcan y nos dejen ver la realidad ya será tarde. Esas grandilocuentes palabras, amplificadas hasta el bochorno por los Medios afines al poder, (esto también tendría que darles que pensar a los sindicatos mayoritarios, CC.OO y U.G.T), esas frases estandarizadas  como “gran pacto de Estado”, “salvaguarda de la esencia del Estado del Bienestar”, “la lógica resultante del debate y la negociación”…, tan sólo esconden debilidad. Debilidad de quien las pronuncia y bochorno en quien las escucha.

No comparto la crítica generalizada de que los sindicatos mayoritarios  sean traidores o vendidos, a mí modo de ver si algún calificativo debe aplicárseles por su actuación, es el de rendidos. Rendidos sin resistencia. Justificándose patéticamente en la inacción del pueblo. Una inacción que, desde luego, no es tanta como se dice, ni es coartada suficiente que justifique dicha rendición. No sé que es más triste si un pueblo adormecido, estupidizado y egoísta o un sindicato calculadoramente pragmático, aséptico y conformista. Quizás todo lo primero sea el resultado de lo segundo.

Los sindicatos mayoritarios hace tiempo que deberían haber meditado internamente el por qué se les percibe como parte negativa del Sistema, por qué se les considera como aburguesados mecanismos de intermediación, paralización y justificación. No digo que esto sea cierto, señalo que es la imagen que de ellos,(de nosotros), se está instaurando en la sociedad y de la necesidad de debatirlo. Debatirlo seriamente, sin tabúes, sin imposición previas, sin cuestiones intocables, llámese  esto Unidad o Unicidad.

Y aún reconociendo como cierto la actual desideologización de la sociedad, no toda la culpa de esa incultura social y cultural la tienen los trabajadores, incapaces muchos de ellos, y por diversos motivos, de estar a la vanguardia de las movilizaciones. Mucha culpa, prácticamente toda, de esa ignorancia y dejadez obrera la tienen los sindicatos que se han ido reconvirtiendo, sin prisa pero sin pausa, en meros agentes de servicios. Y reitero que cuanto mayor sea el enfriamiento, la parálisis, la sumisión, la ignorancia y la desafección de los trabajadores hacia ellos,  mayor es la culpabilidad de quienes han dirigido los sindicatos.

Ver a ciertos sindicalistas esgrimir la política del miedo, la misma que meses atrás criticaron, refuerza la convicción de gran error. Esa falta de argumentos tangibles, que se puedan contrarrestar, esa indefinición de conceptos, esa defensa de la teoría piramidal, es lo que nos hace suponer que los sindicatos mayoritarios han preferido un mal acuerdo a presentar batalla. Injustificable y egocéntricamente.

El ajuste ha venido por abajo, por donde quería la derecha y los bancos, en forma de recorte. Nada se dice del fraude a la Seguridad Social, ni del Salario Mínimo Interprofesional. Nada de las cotizaciones por encima del tope. Para qué, es mejor castigar a los de siempre y salir a justificarse.

Toxo y Méndez, CC.OO y U.G.T, han escrito una de las páginas más patéticas y regresivas de la historia del sindicalismo español. A la luz de la explicación final que ambos dirigentes han dado: “Nuestro objetivo es garantizar la sostenibilidad del sistema y la cohesión social”, me atrevo a asegurarles que quizás lo primero lo hayan conseguido, pero la cohesión social les advierto que no. El tiempo les juzgará, me temo que no será benévolo con ellos, (con nosotros), y que no lo será acertadamente.

Pero siempre les quedarán los Palmeros Mediáticos para engrandecer su ego, esos mismos palmeros que hace poco nos recordaban sus excesivos sueldos, sus inmensas viviendas y sus lujosas vacaciones…Sí, dime con quien andas…

 

7 comentarios para “SINDICATOS Y PENSIONES, ¿NI UN ÁPICE DE AUTOCRÍTICA?”

  • Hidalgo:

    Me alegra que uno de comisiones como tú, se dé cuenta y también critique lo que está mal. No todos los afiliados a los diferentes sindicatos son iguales, pero estoy por asegurar que casi todos los que mandan, los de arriba, al igual que los que nos gobiernan y todos los que tienen poder de negociar, llamense sindicatos, ministros, parlamentarios, senadores, consejeros, alcaldes, concejales ect todos miran SÓLO PARA SUS PROPIOS INTERESES Y PARA SU BOLSILLO. Pocos pueden tener la cabeza alta y sentirse limpios. Pero esto es sólo mi humilde y quizá equivocada opinión.

  • Zana:

    No comparto una frase de tu comentario, esa que hace alusión al TODOS, en lo demás, como casi siempre, totalmente de acuerdo.

  • Aullido:

    la sostenibilidad del sistema hace tiempo que peligra, y aun más con las medidas que se están tomando, precisamente porque apretando a los de siempre, a los de abajo, que somos mayoría, se esta quebrantando el mismo sistema, que se supone ideado para nosotros, en consecuencia la cohesión social se rompe, y sin esta no hay sistema.

    Estoy de acuerdo en que los sindicatos son el mejor medio para hacernos oír los trabajadores, al igual que creo que los votos son el medio para cambiar un sistema que actualmente solo perjudica a los trabajadores y beneficia a los poderosos. Pienso esto porque la otra manera sería salir a la calle igual que lo están haciendo en Egipto y esto, aunque soluciona el problema en la mayoría de los casos, ocasiona demasiadas víctimas inocentes y crea rencores entre las diferentes partes de la sociedad y tardan demasiado en olvidarse.

  • faustino:

    Comparto totalmente vuestras palabras, ahora que los sindicatos ya están destruidos, desaparecidos, adormecido, o algo que, yo al menos me resisto a creer,eso de vendidos, solo nos va quedando dos cosas o resignación con lo que venga o revolución total desde abajo, los desheredados, sin trabajo, sin derechos, sin pensiones, sin libertad, los sin, . Saludos.

  • Marley:

    Zana: Siempre es un placer leerte, pero casi irremediablemente surge en mí algún pero…aunque en esta ocasión más que disentir, lo que quiero es matizar algunas cosas derivadas de tu artículo.
    No comparto contigo la lectura que haces al decir que los sindicatos se han “rendido sin resistencia” obviando lo que es evidente. No compartes la idea generalizada de que se han vendido y pones ese calificativo tan “piadoso” para ellos. La cruel realidad es bien distinta y, no sé si conscientemente o no, das un poco más abajo las claves cuando afirmas que “los sindicatos mayoritarios han preferido un mal acuerdo que presentar batalla” y apostillas que es una postura injustificable y egocéntricamente. En lo de injustificable totalmente de acuerdo, lo segundo es de la lógica más aplastante.
    En mi opinión te diré porqué esto es así. Como muy bien apuntas al comienzo, la banca y la derecha política no sólo de este país, también a nivel internacional (vamos los que manejan el cotarro por tener las pelas) (y no nos confundamos, que en un país siempre ha mandado el “dinerillo” y los políticos están para que el populacho esté más o menos escocido, según convenga. La prueba evidente es que el político que plante un poco de cara no llega “ni a fin de mes” (en este site deberíais saber de lo que hablo, aunque también sé que algunos lo tienen más fácil que otros). Centrémonos que me voy por las ramas, decía que la derecha y la banca imponen estas medidas. ¿Y qué han hecho los sindicatos? En aras, según ellos de lograr “la cohesión social” han juntado las negociaciones sociales, léase convenios por ejemplo con el tema de las pensiones, de ese modo ENGAÑANDO DESCARADAMENTE a la ciudadanía, consiguen el acuerdo. Se desbloquean convenios, nos hacen ver que el acuerdo es bueno e incluso si se lo proponen, nos harán sentir culpables.
    Por eso estoy de acuerdo contigo en lo de injustificable, pero no en lo de egocéntricamente, porque esto es lo lógico en una operación de supervivencia. Que independientemente de que Toxo y Méndez sean lo que sean, lo que se jugaban era la supervivencia de los sindicatos. Lo malo es que no sé si les servirá para nada. Está claro que en Europa vuelve o volverá a gobernar la derecha y ésta cada vez es más retrógrada. Aunque cabe pensar que es mejor un tonto útil que nada y evidentemente, como muy acertadamente indicas, es más fácil doblegar a los de siempre y más aún si se cuenta con ayuda, aunque ésta llegue de parte de quien está precisamente para todo lo contrario..
    Por eso y por lo que siempre ponderas tú como dignidad personal, nunca deberían haberse doblegado, como lo han hecho el calificativo adecuado es de vendidos, no rendidos.
    Salud porque hará falta a los que nos sucedan y saludos.

  • Aullido:

    Holas Marley, me gustaría que aclarases lo de tonto útil, pues no consigo entender a que te refieres.
    El resto todo más o menos claro, aunque si afirmas que se “vendieron” por la supervivencia de los sindicatos, entonces podría decirse que si que ha sido egoistamente ya que si no utilizan su posición en los sindicatos para defender al pueblo, que es su función, y aún así velan por su supervivencia… yo creo que ya no son sindicatos, entonces solo buscan mantener su posición de “poder”.
    Sigo pensando lo que dije anteriormente, los sindicatos y los votos son la forma de cambiar esto, pero el sistema esta podrido, prácticamente todo el mundo que esta dentro vela por sus intereses en vez de por el buen funcionamiento del conglomerado, y al que presta batalla, se lo cepillan, como bien apuntas.

  • Marley:

    Aullido, lo del “tonto útil” no lo he debido de expresar con claridad. Me refería a los sindicatos y/o algunos sindicalistas que se dejan manipular por las fuerzas del poder (entiéndase capital y gobierno). Vamos lo mismo que el “tonto” que se deja engatusar cuando le dan un caramelo.
    Quiero pedir perdón a los que absurdamente llamamos algunas veces “tontos” y no son más que enfermos. Mi respeto para esa gente, yo me refiero a los otros. Espero habert aclarado tu duda.
    Un saludo.

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet