IMPRESIONES SOBRE LA “NO” HUELGA GENERAL

SE PILLA ANTES A UN MENTIROSO QUE A UN COJO

La derecha lo  había decidido de antemano: pase lo que pase, la huelga general fue un fracaso.

¿Y qué mejor estrategia que utilizar a esa legión de escribidores, opinadores y telepredicadores que, muy bien pagados por cierto, adoctrinan al personal?

Los titulares de prensa y sus argumentos repetían incesantemente el guión preescrito: de nada sirvió el sacrificio; no paró casi nadie; hubo mucha violencia “piquetera”; los sindicalistas iban a cobrar el día; la normalidad fue absoluta…, en fin una larga retahíla de mentiras prefabricadas que, como una bomba en poder de un tonto, les estalló en  los morros.

Por increíble que parezca, ya sabemos que la estupidez no tiene medida, daban datos como que se habían paralizado, prácticamente al 100%, sectores como la industria,  la construcción, o la minería. Que habían cerrado los polígonos industriales, y que  los mercados centrales de abastos estaban bloqueados. No hubo prensa,  la basura estuvo sin recoger, las calles sin barrer, los transportes funcionando bajo mínimos, las televisiones autonómicas, ¡ay! doña Espe que putada, sin emitir y otras funcionando con programas enlatados…

Pero de lo más contradictorio era cuando nos comunicaban que el consumo energético se había situado a nivel de un domingo y que las pérdidas que ocasionaron la huelga y los piquetes, eran millonarias.

O sí o no, una de dos. O la huelga fue un fracaso o hubo pérdidas millonarias. Aclárense, léanse a ustedes mismos, no nos dejen en la duda,  porque una cosa es que nos crean tontos y otra es que nos comportemos como tal y les demos la razón.

Quienes salimos a la calle el 29S, quienes defendimos, y defendemos, la necesidad de la huelga general, lo hicimos convencidos de que hay que pararles los pies a Zapatero (también a Rajoy, Durán Lleida o Urkullo), a la Unión europea y el FMI. Todos nosotros estamos más que satisfechos por el resultado de la NO huelga.

Para su arreglo les diré que el éxito lo fue en parte gracias a sus intempestivas amenazas y bravuconerías previas. Aquí quiero hacer una mención especial a Interfachamía, cadena que no veo pero de cuyas estupideces, memeces y cagadas estoy al tanto gracias al Gran Wyoming. Creo que esta cadena se lleva la palma de la desinformación, de la burricie y de la pedantería.

Lo malo es que hay trabajadores que, aún habiendo salido en las manifestaciones, aún habiendo sido testigos de que se superaron con creces todas las expectativas, aún creen lo que Interfachamía (y otras) les dicen.

Y aquí me agarro yo, pensando en esos trabajadores,  a  aquello de “ver para creer”.

PD: Esto no ha hecho más que empezar.

Salud, república y + escuelas públicas.

ZANA

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet