¿RODEAR O GANAR EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS?

A la calle se la escucha, a las urnas se las obedece (Gallardón)

Tengo la sensación, viendo como responden los esclavos del sistema ante manifestaciones “pacíficas” (como la del 25 de septiembre), de que nos encontramos ante el típico prepotente que cuando está pisándote te empuja para que quites el pie de debajo.

Como norma general sabíamos que son hartamente violentos. Ahora, además, sabemos que mienten, y cuando se les recrimina por ello, reprimen.

Son tan ciegos, o imbéciles, que como disculpa, ante el gravísimo, injustificado y desproporcionado abuso de poder desarrollado por las fuerzas policiales, no se les ocurre otra simpleza que decir que tenían que defender el Congreso de los diputados del intento de asalto, ¿asalto?, por parte del Pueblo. Son tan cínicos, tan sumamente hipócritas, que no recuerdan que el Poder emana directamente del Pueblo y que éste está autorizado a reclamarlo y defenderlo si lo viese peligrar. Son tan altamente surrealistas que no comprenden que el Pueblo lo único que quería era, precisamente, lo contrario: el Pueblo quería liberar, liberar el Congreso, del secuestro al que le tiene  sometido el Mercado.

Pero no todos los que estaban en la manifestación, como ha quedado demostrado, querían protestar contra los diputados que estaban en el interior del hemiciclo, los había, como siempre, preparados para reventar el acto (todos hemos visto las imágenes de esos encapuchados que montan la bronca y luego ayudan a los policías a detener, aquí os recomiendo leer el blog de Ángels M. Castells http://puntsdevista.wordpress.com/2012/09/26/dejemos-el-miedo-al-rojo-a-las-bestias-con-cuernos/#comment-8224 para entender algo más sobre cómo, quién  y por qué revientan las manifestaciones).

También es cierto que la manifestación no iba, o no debía de ir, contra todos aquellos que, siendo diputados, tienen su centro de trabajo en la Carrera de san Jerónimo. En esto, como en todo, hay Clases.

La imagen de desobediencia civil pacífica que el día 25 de septiembre ofrecieron las calles de Madrid contrasta con la imagen de tragadores que la inmensa mayoría de diputados nos dieron. Y quiero recalcar, y que empecemos a prestar atención a los matices, que he dicho “la inmensa mayoría”, porque los diputados de La Izquierda Plural abandonaron el hemiciclo y se unieron al Pueblo. Esos mismo diputados que habitualmente tienen que oír, a un sector importante de ese Pueblo, aquello del “todos son iguales”, partitura ésta diseñada por quienes intentan alejar, a las masas criticas con el sistema, de las urnas…y, añado, que tan buenos resultados les está dando.

¿O aún no se han dado cuenta de que, al final, son las urnas y no la indignación absentista quienes llenan el Parlamento?

Sí, es conveniente que empecemos a tener claros ciertos conceptos y a retener en nuestra memoria ciertos detalles, porque si no luego las urnas, y con ello el Parlamento, se llena de “los mismos”, se llena de esos que sí son iguales.

¿Todos son iguales? ¿Incluso aquellos diputados que proponen cambiar las mismas cosas por las que te manifiestas?

Es curioso que para las criticas seamos tan generalistas y para los votos no lo seamos ¿Dónde estaban los diputados del PSOE mientras el Pueblo defendía la Justicia, la libertad y la igualdad?…Usted mismo amigo.

De quien no hay que preguntarse dónde estaban es de los diputados, ¿cabría decir aquí, descarnados? del PP. Esos estaban gritando, dirigiéndose a los parados, a los manifestantes pacíficos, a los estudiantes que han dejado este año la carrera por no tener dinero para poder estudiar, a los enfermos a los que han condenado a muerte al eliminar la sanidad, los diputados del PP estaban gritando desde sus cómodos escaños, eso que tan bien les sale, eso del “que se jodan”.

Sí, se lo estaban gritando a esa pobre persona que tragándose el orgullo rebusca algo de comida que poder llevar a casa en los contenedores, Sí, a ésa pobre persona también le gritan: ¡¡¡Qué te jodas!!!

Debemos entender una cosa, no va a ser  fácil ganarles en las urnas, incluso volverían a cambiar la ley electoral si viesen verdadero peligro de que esto pudiera suceder, pero llegado el caso de que el Pueblo venciese en las urnas, (no hablo, para nada, de la alternancia, esto que quede claro), y con ello dar el paso de “ganar el Congreso de los Diputados”, debemos prepararnos para defender nuestra victoria. La alternancia, como buen apéndice del Sistema, mandaría a los hombres de azul a poner las cosas en su sitio.

Zana

 

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet