SINDICATOS RENDIDOS, ANTE QUÉ Y POR QUÉ

EL SINDICALISMO ES AL TRABAJADOR COMO LA SANIDAD AL ENFERMO

Al hilo de mí último escrito, (Sindicatos y pensiones, ¿ni un ápice de autocrítica?   http://www.iugordon.com/sindicatos-y-pensiones-%C2%BFni-un-apice-de-autocritica/) Ricardo se hacía un par de preguntas que ampliaban y mejoraban, por sí solas y en una sola una línea, el valor de todo el artículo. También Alberto y Marley hacen buenas consideraciones.

Voy a dar mi particular punto de vista e intentar responder a esas dos cuestiones que considero son de vital importancia para los trabajadores.

Una nota aclaratoria inicial.

Para entender mi opinión es necesario conocer qué pienso yo de quién es y cómo es el sindicato. El sindicato somos todos, sin exclusiones, desde el primero hasta el último de sus afiliados. Y en esa línea defiendo que el sindicato es el reflejo exacto del “cuarto de aseo”, es decir, es la imagen exacta de todos los trabajadores. Si nosotros, los trabajadores, fuésemos más reivindicativos, tendríamos otros dirigentes más reivindicativos, si lo fuésemos menos (¿se podría?) los dirigentes lo serían menos también.

Partiendo de ésta, mi personal visión de lo que es un sindicato, la respuesta a la primera pregunta que se hacía Ricardo es sencilla, ¿Ante qué se han rendido? Solo pueden rendirse ante el enemigo, llámese patrón, banco, mercado, sistema…, otra cosa es quién ha firmado el acta de capitulación. Por un lado lo han firmado nuestros representantes elegidos, (con todas las carencias democráticas internas que se quiera, pero al fin elegidos y tolerados), y por el otro los representantes de la otra parte, es decir el PSOE (pudo elegir en qué bando estar, y eligió) y la CEOE.

Más compleja, de más extensa reflexión, es el alcance de la segunda pregunta, ¿Por qué se han rendido? Aquí tenemos que partir de la presunción de integridad de nuestros representantes, otra cosa es que discrepemos de sus fundamentos, de su actitud e incluso de su aptitud. Son, ya lo he dicho, el reflejo de la “Clase trabajadora” y hoy esta Clase no está por el sacrificio, por la huelga, por la movilización. Las cúpulas dirigentes de los sindicatos son, hoy en día,  meros gestores de servicios, expertos comunicadores, tecnócratas impasibles, flemáticos leguleyos, oficinistas aburguesados…, son lo que les hemos pedido que sean y lo que les hemos permitido ser.

Entonces, ¿por qué se han rendido? Lo han hecho porque les ha dado miedo la confrontación, porque han tenido miedo a una posible derrota (como que los sindicatos nunca hubieran perdido una batalla, cuestión ésta, la capacidad de levantarse tras una derrota, que es, precisamente, en donde han asentado su prestigio). Se han rendido porque ellos, personalmente y como cúpula dirigente, no estaban dispuestos a dar el paso final: desenmascarar e identificar a quien nos agrede. Ponerle siglas, nombre y apellido. Insisten en no informar a los trabajadores de que a ese enemigo se le vence también, y sobre manera, en las urnas. Ahí está la clave. Las cúpulas sindicales se han esterilizado tanto, se han vuelto tan asépticas, que han olvidado cuál es la esencia de su modus vivendi.

Y uno ya no entiende nada, o lo entiende todo, cuando ve la ubicación actual de los dos últimos Secretarios Generales de CC.OO, (uno dormitando en el PSOE  de los recortes laborales y el otro dejándose querer por la UPyD). Para echarse a llorar.

Sucede que a nuestros dirigentes sindicales no se les va de la mente la derrota que sufrieron, en 1984, las Trade Unions ante “la Dama de Hierro” Margaret Thatcher. En el recuerdo pavoroso  de esa derrota está basada toda la estrategia sindical (mayoritaria). Y se equivocan, gravemente, al enarbolar continuamente la bandera del miedo, y nos equivocamos nosotros al dejar que nos asusten. Pero podemos hacer algo, podemos elegir representantes sindicales que, sin ser descerebrados aventureros, sean más contundentes, menos temerosos. Debemos, tenemos, que elegir sindicalistas vocacionales no profesionales.

Un apunte que liga los dos párrafos anteriores. A las Trade Unions no se las derrotó solo en las barricadas, su derrota, su acta de defunción estuvo en las urnas cuando el pueblo, en 1987, volvió a elegir a Margaret Thatcher como Primera Ministra. Por eso es erróneo pensar que fue Margaret Thatcher quien ejecutó a las Trade Unions, cuando, en realidad, fue el pueblo, también adocenado y estupidizado por “las teles”, quien firmó su finiquito.

Y aunque parezca que me estoy saliendo del tema en cuestión no lo hago, de aquellos polvos (Tatcher-Reaganianos) vienen estos lodos actuales. El concepto de sindicato y sindicalismo, su forma de actuar, de ser, de pensar, de plantear, de defender, de reivindicar, todo viene dado por la victoria que el liberalismo Tahcheriano impuso a los sindicatos en 1987. Victoria con votos obreros, os recuerdo.

De esos lodos han bebido nuestros dirigentes sindicales. Y ahí está la verdadera razón de por qué se han rendido.

Lo han hecho porque tienen miedo a la derrota, a su derrota, ”lo que ellos llaman eufemísticamente “salvar el sindicato”, y porque no quieren desenmascarar  y ubicar en el sitio que realmente le concierne, con siglas, nombre y apellido, al socioliberalismo.

En definitiva Ricardo. Se han rendido ante el Poderoso Caballero y lo han hecho porque, nuestros dirigentes actuales, de sindicalistas tienen lo que yo de obispo. Y de valientes, menos aún

Salud, república y + sindicalismo de Clase

ZANA

 

11 comentarios para “SINDICATOS RENDIDOS, ANTE QUÉ Y POR QUÉ”

  • faustino:

    Personalmente no se si me gusta mas que se hayan rendido o se hayan vendido, pues la rendición significa el fin de la guerra, la claudicación total, sin embargo cuando alguien se vende es que a traicionado a lo que en un principio defendía, por lo tanto siempre puede venir otro u otros a hacerse con la bandera de la lucha, la libertad y la revolución, pues creo que no todos los trabajadores, sean ni unos rendidos, ni unos vendidos.
    Seria mucho pedir un poco de animo en estas horas de tragedia, porque si lo damos todo por perdido nosotros mismos nos derrotaremos.
    Salud y como bien dices + sindicalismos del de verdad,

  • Zana:

    ¡Grande Faus! muy buena tú última reflexión: antes derrotados que entregados

  • Aullido:

    Muchas gracias Zana, con lección de historia incluida… Aunque pienso que como cabeza visible también deberían haber sido ellos quienes nos hubieran guiado, y poco a poco han dejado que nos idioticen. La simetría entre ellos como parte de nosotros es cierta, no lo niego, pero como todos, supongo, esperaba más de ellos. Como bien dice Faus, nos hemos rendido a la dictadura del capital, exactamente igual que la otra, pero enmascarada.

  • Muy interesantes tus reflexiones, Zana.
    En cuanto me enteré del acuerdo, envié correos y mensajes a aquellos de mis compañeros de sindicato ( CC.OO. )con tareas de alguna responsabilidad. El mensaje era muy breve: “¡Vendidos!”
    Pero tus reflexiones son muy interesantes (“Si nosotros, los trabajadores, fuésemos más reivindicativos, tendríamos otros dirigentes más reivindicativos…”) y necesarias si queremos cambiar las cosas.
    Un saludo (desde el otro lado del Puerto, que no de la lucha),
    Agustin
    http://www.buscoenlaces.es/buscoenlaces/sinverguenzas.html

  • jamuso:

    Lo que mas me preocupa es que los sindicatos no hayan llevado el preacuerdo a consulta de sus afiliados y en asamblea decidir que postura deberian haber tomado,porque yo como afiliado no tengo que obedecer a los secretarios generales, ante esta actitud antiobrera mi posición es clara, me voy de CCOO y me afiliaré a CGT que al menos es asamblearia. Salud.

  • Diago:

    Yo que aporte mi granito de arena en la lucha por los derechos laborales en principio desde la clandestinidad y cuando fuimos legalizados formando parte de la ejecutiva del metal de la provincia de Pontevedra (con 11.000 afiliados y ningún liberado, nosotros con nuestras horas sindicales atendíamos a los compañeros que venían a consultar algo), representando a mis compañeros en el primer congreso del metal o en el congreso de constitución de CCOO de Galicia, se me cae la cara de vergüenza escuchando como lo hice el otro día a un representante a nivel provincial diciendo que quizá lo que deciden en las altas esferas no llega a los trabajadores, yo que pelee por un sindicato asamblea río donde las decisiones se tomaban desde la base para que se ejecutaran desde arriba, considero que este no es el sindicato por el que pelee, que lo que tenemos ahora son profesionales del sindicalismo que lo único que hacen es tratar que nadie les mueva la silla de sus traseros, para mi forma de pensar los cargos a nivel sindical deberían tener un tiempo limitado.
    La reforma laboral que han aprobado es el mayor retroceso habido en la historia del sindicalismo en este país, por lo que me considero traicionado por las personas que dicen representarnos.
    Salud.

  • atila:

    Estoy tan asqueado, aburrido y cansado de todos estos mamporreros de CC.OO-UGT, y ya no miento al P(so)E por que me entra la bilis, que me tomo todo esto con filosofia chistosa. No he votado en mi vida, ni pienso votar. Y no me vengais con la milonga de que si no voto no tengo derecho a opinar, que ya os vale. Así que con un chiste me despido.
    En una panadería: !! por favor me dos liberados sindicales!!
    Te he dicho mil veces que no se llaman liberados sindicales, sino BA-GUE-TES

    nos vemos en las barricadas, cuando tengamos ganas o cojones para hacerlas.

  • Luis:

    Todo esto es producto de una sociedad desideologizada, pasiva y consumista. CCOO y UGT probablemente no podrían (y probablemente no quisieron) haberle mantenido el pulso al Gobierno-patronal porque no tienen el respaldo mayoritario de los trabajadores, porque hoy, muy poca gente cree en los sindicatos, y no nos engañemos, esto no es sólo culpa de la desideologización, es culpa de los propios sindicatos , que aceptaron su papel de organizaciones burocráticas privilegiadas (no todos) y han venido los últimos 30 años aceptando recortes y negociandose sus propios beneficios en nombre de los trabajadores.

    En el actual marco neoliberal de pensamiento único y destrucción de los derechos sociales no queda sitio para las medias tintas. O se es capitalista y se está a favor de este modo de expoliación de recursos, contaminación del planeta, desaparición de derechos sociales en Europa, globalización de la explotación social, o se es anticapitalista altermundista y se lucha en el trabajo, en la calle, en la plaza, por contrarrestar la basura consumista de los mass media.

    La lucha de los sindicatos y demás organizaciones sociales debe empezar por abajo. Se agotado la capacidad de los trabajadores de negociar con el patrón, hemos vuelto al S XIX, cuanto antes lo aceptemos, antes empezaron a trabajar de la única manera en que se puede revertir la situación y volver a conseguir derechos sociales: cambiando a la sociedad desde abajo, poco a poco, en cada oficina, en cada calle.

  • estuve afiliado muchos años a CCOO, me fui desmoralizando y acabe devolviendo el carnet y me afilie a la CGT donde me siento mucho mas agusto y veo mas honradez y coherencia, no podia imaginarme que la direccion de CCOO llegase tan lejos, un saludo compañeros y no nos desmoralicemos se puede y debe luchar

  • xxx:

    En la foto zp y sindis tienen ceniceros para fumar en un espacio cerrado!!! pero bueno, esto ya es demasiado ejjeje

  • Marley:

    Zana, estás tan comprometido que te niegas a aceptar la verdad. SE HAN VENDIDO, no rendido. Diago te lo aclara bien: “tienen miedo a que les muevan la silla”.
    Tú mismo, al final, lo dices y no hace falta ningún eufemismo, si tienen miedo a una derrota es por lo que dice Diago. Derrota, que de todos modos estaba impuesta, y ya lo dije en mi anterior comentario, por Europa. Vamos que la reforma se iba a hacer si o si. Claro que de esta forma “se supone que el acuerdo es la voluntad de las bases” y eso es una mentira; sin embargo, y con esto le quiero hacer un inciso a Luis, si no se hubiera producido el acuerdo o dicho de otra forma, si la reforma hubiera salido adelante por la fuerza, siempre nos quedaría el recurso de la lucha para poder revertir la situación.
    Así ¿con que cara se va nadie a comprometer siquiera a intentarlo?
    Después de ese acuerdo consensuado ¿cuál será el siguiente recorte? ¿Quién va a creer en el sindicalismo? Visto está que no sirve para nada, bueno para casi nada que sea beneficioso para la genta trabajadora.
    Se van a sanear las cajas de ahorro. Nacionalizándolas e inyectando dinero público, para luego privatizarlas y convertirlas en bancos. Bueno pues ¿alguien oyó a algún sindicato quejarse? Se supone que se cierran oficinas, se traslada personal o se prejubila, se pierden derechos, etc. Todo ello se supone que para que fluya el dinero y se cree empleo. Viendo lo que se ve ¿alguien lo cree? Yo sólo veo frotarse las manos a algunos individuos y no son precisamente de la clase trabajadora.
    Cuando todo esté consumado, vendrán los sindicatos a hinchar pecho. ¿Por qué no lo hinchan ahora con la situación del carbón?
    Y etc., etc., etc. para qué seguir si da cagalera y perdón por lo escatológico de la palabra.
    Saludos.

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet