RAJOY, UN PEÓN EN EL TABLERO

Exquisita continuidad, ésta es su norma, que campeé el temporal.

He de decir una cosa favorable de Mariano el Simple: sabe que su rol es el del peón c4 en el gambito de Dama. Sabe que está ahí, ofrecido al sacrificio por quien dirige los trebejos, y no intenta comportarse como un Alfil u otra pieza mayor. No engaña, ni se engaña. Sabe que seguirá en el tablero de la política mientras interese a quienes deciden los movimientos. Así, asumiendo su simpleza, ha llegado a no perder, por tercera vez, unas Elecciones Generales.

Será tarea de eruditos  hacernos comprender por qué, en ciertas ocasiones, hay hombres que con claras limitaciones intelectuales, políticas y psicológicas,  triunfan.

Por que no me digáis que no es admirable, y  hasta cierto punto irracional y cómico, que sabiendo el desastre económico y social hacia el que nos dirigimos, hayamos puesto de timonel al ciego de la cuadrilla.

Quise hacer para este escrito una parábola que ligara nuestra esclerótica política nacional con el apasionante y noble juego del ajedrez. Ya en estas breves líneas me doy cuenta de la imposibilidad de mi empresa. En el ajedrez, el más hermoso juego de estrategia que conozco, hay dos contendientes con el mismo y antagónico fin: conseguir la victoria para su bando. Algo, esto de los dos bandos que, en nuestro actual panorama político bipartidista, no ocurre, y no ocurre gracias a esa genialidad canovaniana llamada alternancia. Una alternancia  que nos ha dejado, Ad maiorem Dei gloriarn (para mayor gloria de Dios), ni más ni menos que a Maricomplejines como futuro presidente del gobierno.

Llegados a este punto sólo se me ocurre decir aquello tan esclarecedor de: ¡¡¡cómo estaré yo, para que de los dos el que mande sea él!!!

Si algo se puede asegurar sin miedo a equivocarse, del gobierno de Rajoy, es que no va a defraudar, ni a contradecirse, ni a hacer lo contrario de lo que prometió. Nada adelantó, nada especificó, nada concretó, en realidad nada dijo más allá del peripatético: haremos lo que tenemos que hacer. Hacer lo que hay que hacer, es la gran frase del gran “estadista” que nos va a dirigir por ese campo plagado de minas neoliberales y ultraconservadoras. La llaman la frase támpax,  porque lo mismo vale para cerrar un geriátrico, que para reducir la plantilla de médicos de un hospital, o para cargarse la educación pública. Sí,  “haremos lo que tengamos que hacer” es lo escaso que se le oyó decir, mientras la saliva le resbalaba por la barba.

Pero repito, él, en su simpleza, no alardea. Es consciente que las respuestas no las tiene él, y en un acto, a medio camino entre la dignidad y la cobardía, opta por mantenerse paciente, estático como don Tancredo, haciendo de la necesidad virtud, a la espera, él sabe que más pronto que tarde le escribirán el guión y entonces sólo será cuestión de memorizarlo mínimamente para, cual doña Rogelia, regurgitarlo.

Es una cuestión sencilla de entender, prefiere callar y parecer tonto antes que hablar y despejar las dudas.

Además, él y su equipo de asesores son conscientes que un país que lo ha elegido a él como presidente prefiere estar al corriente sobre el ciclo menstrual de los gamusinos antes que de los extraños, aburridos y complicados datos económicos.

 Mariano Rajoy ha necesitado una hecatombe en forma de tsunami económico, una ley electoral trilera y un pueblo abotagado para no perder otras Elecciones Generales. Sencillamente, si en el PP hubiesen presentado una banqueta, con una banqueta hubiesen ganado. Don “hilitos de plastilina”, el que tiene que leer mecanografiados sus pensamientos porque “perdone usted que no le responda pero es que no entiendo mi letra” va a ser nuestro presidente, ya hay quien dice: hemos pasado de tener a uno de los peores presidentes de la historia a tener al tipo que perdió dos veces contra él.

Pero no echemos la culpa a los elementos, eso es lo que hemos votado.

Zana

2 comentarios para “RAJOY, UN PEÓN EN EL TABLERO”

  • luz de luna:

    Como dice mi primo: es mejor estar callado y parecer tonto que abrir la boca y demostrarlo…
    Sin duda esa ha sido su estrategia.
    Vaya cuatro años que nos esperan… En fin.

  • Berto:

    Buen articulo,Zana.
    Lo peor de todo sería que la mitad de los que le han votado,pensaran lo mísmo que tu( que puede ser).

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet