PACTO DE IZQUIERDA

Dime con quién andas, y te diré quién eres.

1 TROPEZAR-UNA-VEZ-ES-NORMAL-volver-a-hacerlo-con-la-misma-piedra...-es-de-necios_135449225742Si se pudiese cuantificar yo diría que nunca antes tantas, y tan diversas personas, han solicitado, (exigido), un acuerdo, frente o pacto de personas, movimientos, organizaciones o partidos de “Izquierda”. Yo también lo deseo y reclamo. Pero con precaución.

La primera cuestión es reconocer que si esa unión, algo tan sencillo de entender como provechoso por [email protected], no se da, ni se ha dado hasta ahora, es que los problemas, los obstáculos o las diferencias, entre las diferentes sensibilidades convocadas a pactar, son mayores de lo que, en principio, puedan parecer.

Y es que es ahí, en el nomenclátor de la convocatoria, en la heterogeneidad, donde surge uno, si no el mayor, de los problemas. ¿Quiénes deben ser aceptados cómo personas, movimientos, organizaciones o partidos de “Izquierda”? ¿Aquellos que así se autodefinan?

Siempre he considerado imprescindible que, como medida preventiva, habría que aclarar lo que cada uno de nosotros entendemos por “Izquierda”. Sí, sería interesante aclarar qué es la Izquierda. Digo esto no sea que volvamos a tropezar, otra vez, en la misma piedra.

Y ya, para ser del todo puntilloso, también aclaro que no vaya a ser que ese tropezón no sea para nada inocente e involuntario. Para entendernos: siempre que pasa igual, sucede lo mismo.

Hay, además y de fondo, una cuestión que a mí me parece errónea y que subyace en la premisa implícita de proponer un pacto, como vía de confrontación hacia el capitalismo, “exclusivamente” electoral. Considero que la batalla no ha de ser, porque sería transitoria y coyuntural, únicamente, o básicamente, electoral. La batalla es ideológica. De calado. Es, o no ha de ser, de transformación.1interrogantes

Alguien, como persona o grupo, debería proponer, públicamente, unas líneas matrices mínimas de las que partir. Y en esta frase anterior la palabra más importante es: públicamente. Proponer ante la sociedad. Con luz, sin tapujos. Sin eufemismos. Sin patentes. Sin endiosamientos, ni sectarismos, pero con memoria, reconocimiento y deferencia.

Y una vez logrado el consenso lo acordado ha de ser compartido, para poder soportar los descarnados ataques que iban a venir, por la inmensa mayoría, no ya de los políticos “profesionales”,  sino por la inmensa mayoría de la ciudadanía. Y, además, ésta mayoría social debería dejar de ser silenciosa, sumisa, y, en algunos momentos, hasta educada. Desoír esto, no querer entenderlo, es como negar la luz del sol. Ninguna mayoría parlamentaria, por muy amplia que fuese podría cambiar las cosas, estructural y de manera continuada, si no contase con el apoyo multitudinario del Pueblo. El ataque de los perros mediáticos de la derecha iba a hacer muy complicada la estabilidad política necesaria para llevar a cabo toda la catarsis necesaria.

Volviendo a la demanda que la sociedad nos hace, (se hace), de buscar un pacto para presentar batalla electoral al neoliberalismo (al capitalismo salvaje del siglo XXI), sería interesante saber qué opinan los actores, y el Público, sobre temas centrales como son: Maastricht; el euro; la deuda; el artículo 135 de la constitución; la OTAN; la dación en pago; la reversibilidad inmediata de la sanidad y la educación hacia lo público; la progresividad de los impuestos; la derogación de las esclavizadoras reformas laborales; el modelo público de pensiones; la ley de Dependencia, etc., etc., etc.

¿Qué se opina de todo esto? ¿Estamos [email protected] en la misma onda? ¿Hay algo que no sea irrenunciable? ¿Hay algo renunciable?

1brazos_unidosLas respuestas a todas estas preguntas, (y seguro que a alguna más), deberían estar ya claras en cada opción individual, para no entorpecer la labor. Porque, más allá de toda esta retórica, yo estoy convencido de que ahora debemos dejar de hacernos preguntas, el tiempo de ellas ya ha pasado, estamos en época de afirmaciones.

Y una vez puestos de acuerdo en esto que podríamos llamar el “manifiesto” pienso que sería sencillo solventar la otra reválida. Es la que concierne a lo individual. La que sitúa, en una candidatura, a las personas con probabilidades de “ser” y la que sitúa en el “relleno”.

Ese atascadero final se llama ego. No dejo de reconocer que podría causar problemas pero que, una vez solventada la complicada conjunción de ideas, las individualidades no tendrían capacidad para hacer inviable esa unión tan demandada como necesaria.

Zana

 

 

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet