Nacemos libres e iguales en derecho y dignidad

¡Qué bien que somos diferentes! ¡Qué bien que somos iguales!

escuela pública para todos

¡Qué difícil es entendernos! Compartimos el espacio, el aire, nos tomamos un café juntos, incluso presumimos de ser amigos, pero aún usando el mismo idioma no somos capaces de sentir, lo que el que tenemos en frente, quiere comunicarnos, ¿Es tan difícil llegar a un punto común? Es palpable este problema si nos paramos a pensar en Educación. Sí que se llegó a un acuerdo al redactar la constitución. Todos somos iguales y hemos de tener las mismas oportunidades, luego parece razonable pensar que la escuela pública es la única capaz de cumplir estas condiciones. Somos iguales, no importa si somos de una u otra raza, más inteligentes o menos, la escuela pública pone todo lo que se puede poner en juego para salvar estas diferencias y ofrecer las mismas oportunidades a todos. Cualquier iniciativa privada o privada-concertada no podrá nunca acatar la constitución, por no dar cabida a la totalidad de la ciudadanía, bien sea por razones económicas, de principios, religiosas… su alcance será siempre limitado, sesgado y parcial.

En La Escuela Pública, la que pagamos todos, se imparten saberes, no creencias. Una creencia es algo que podemos o no compartir, algo que vivir en familia o en grupo con compañeros de nuestra misma creencia, pero nunca algo que nos separe de nuestros compañeros de clase. El simple hecho de reflejar en un papel si deseamos que nuestros hijos reciban clase de religión y de cual no es razonable, ya que con este hecho les condenamos a separarse del resto de la clase. En la escuela hemos de aprender valores humanos, científicos y universales. Ha de ser un lugar donde educar sin dogmas ni verdades únicas y excluyentes, en el respeto a los valores derechos humanos, y en los valores no sexistas y democráticos, siguiendo el criterio de la racionalidad y el conocimiento científico, lejos del doctrinarismo de cualquier religión o creencia.

Si todos somos iguales la Educación ha de ser Universal y Gratuita. El derecho a la educación es un derecho propio del menor y no ha de estar condicionado por las circunstancias que le rodean. Todos estamos condicionados por nuestra familia, pero a partir de ahí, de puertas para afuera, los poderes públicos han de asegurarse de que todos los niños han de educarse en una escuela inclusiva e integradora, reflejo de nuestra sociedad, en una escuela democrática que eduque para formar ciudadanos críticos y activos en la sociedad democrática del mañana. Ha de favorecer la convivencia, el dialogo y la cohesión social. Ha de garantizar la gratuidad para favorecer la plena escolarización e igualdad de oportunidades. Debe facilitar la atención a la diversidad, la acogida y mediación intercultural. El pluralismo y la libre expresión de ideas, sin atentar contra los demás, claro está.Escuela Pública para todos

Por todo ello crece de toda lógica recortar recursos de la escuela de todos cuando existen tantas concertadas en las que solo se puede atender a una parcela de la población. Si seguimos recortando medios, profesores y espacio en La Pública, ésta se quedará como la escuela de los pobres, el gueto de aquellas familias que no puedan permitirse pagar 60€ por hijo y trimestre, por desgaste de patio o donativo voluntario. Esta cantidad que parece pequeña, no lo es para la mayoría de las familias españolas hoy en día y la realidad no tiene pinta de mejorar en un futuro próximo.

Estoy segura de que la inmensa mayoría de la humanidad estaría de acuerdo en que lo que escribo es correcto y deseable, y nadie se reconoce cuando hablo de adoctrinamiento, desigualdad, racismo, etc. Pero señores, si yo envío a una niña de vuelta a su casa por venir en camiseta de tirantes, ella aprende que su cuerpo es sucio y hay que cubrirlo y como el suyo el del resto de las mujeres. Sucede lamentablemente con el resto de las vivencias que un niño tiene en la escuela, si su profe (mujer) asume que por ser mujer y solo por eso, hay ciertos puestos a los que no debe ni pretender optar, eso irremediablemente se lo transmite a sus alumnos, no hay manera de evitarlo. Y así se transmiten los valores, los aprendemos de las personas con las que convivimos. Si en nuestra clase no hay extranjeros, lo asumimos como normal, por lo tanto que en la sociedad los haya es anormal e inaceptable. Es simple, pero lamentablemente funciona así. La mente del ser humano asume lo familiar como deseable, sin reflexionar y según evoluciona la crisis muchos de nuestros niños/jóvenes habrán de buscar trabajo fuera de España, ¿qué pensarán entonces? ¿Qué argumentos tendrán para defender sus derechos cuando se han criado rodeados de exclusión? Exclusión por tener diferente color de piel, diferente credo, diferente idioma, diferente nivel económico…. Hemos de educar a los niños con la firme convicción de que todos, por la mera razón de ser humanos podemos y debemos participar en la sociedad que escojamos para vivir, todos con las mismas obligaciones y deberes. Somos iguales y debemos tener las mismas oportunidades.

Como dato esperanzador, el video clip “Rap contra el racismo” ha sido el más visto este último mes en España. Quizás, a pesar de lo mal que lo estamos haciendo, nuestros jóvenes no lo vean tan difícil y sepan atender a los que les cuentan la verdad sin moralinas ni historias increíbles. Ojalá aceptemos que como dice el video, “solo hay una raza, la humana” sin divisiones de ningún tipo, ni por religión, ni de sexo, ni por color…

¡Qué bien que somos diferentes! ¡Qué bien que somos iguales!

Noemí González

8 comentarios para “Nacemos libres e iguales en derecho y dignidad”

  • Zana:

    Triste es que en los tiempos que vivimos haya también discriminación por razón de sexo. Es la Educación de la derecha las mujeres a la cocina y de la cocina a la cama que no le faltará buen señor…
    Muy buen artículo Noemy…espero leer más…aprendemos
    Zana

  • faus:

    Triste es que en el siglo XXI todavía tengas que escribir artículos como este, Noemí, maestros como tu necesita esta España a miles, pero esta derecha quiere volver al siglo XIX.

    Sigue educando a nuestros hijos en esos valores de igualdad y respeto, gracias Noe.

  • roblana:

    …¡¡¡Qué bien nos lo has contado!!! a esperar que con estos recortes, nuestra escuela no retroceda y sigamos siendo tan iguales a pesar de ser tan diferentes y es que, a los que ya pasamos de los 40, la escuela nos enseñó que era de lo más lógico compartir pupitre con el hijo del rico…. quiera que así siga siendo… con permiso del PP.

  • Marley:

    Suscribo en su totalidad tus palabras. No puede ser de otro modo ya que están cargadas de sensatez y verdad.
    Pero yo, que debo tener el espíritu de la contradicción porque salgo de un charco para meterme en otro, echo de menos alguna concesión autocrítica.
    Antes de seguir espero no salgas con la tan manida y socorrida frase de la “falta de medios”, “no todos los maestros somos iguales”, etc., etc. Porque yo sé que los hay (falta de medios) y que en efecto todos los maestros no son iguales.
    Llegado a este punto y retomando tu escrito, nos pintas una “Escuela Pública Ideal”, pero la realidad es que no lo es. Mi argumentación es sencilla: Hay muchos (más de los que sería de desear) que son maestros frustrados y que no son otros que desertores de otras carreras, bien porque no pudieron con ellas o bien por otros motivos (el económico es el más habitual).Son maestros, sí, pero sin vocación. Otros, que la tuvieron en su día, cayeron en el desánimo, cosa cada vez más habitual en la actualidad. Y en una profesión como ésta la vocación y el espíritu de entrega se me antojan fundamentales.
    Por tanto ¿de qué escuelas hablas? ¿La Escuela Pública es la ideal o es la real? Y no quiero meterme con la carga ideológica del maestro (que también la tiene). ¿Debe dejarla al margen como yo entiendo sugieres en tu artículo? ¿Será mal maestro si la aplica? Yo quiero entender que sí, porque si en la escuela privada y en la privada-concertada criticas su ideología, en la Pública también debería serlo.
    Para terminar quiero felicitarte por tu excelente artículo y deseo fervientemente estar equivocado y que la escuela sea Pública y a poder ser como tú la has descrito y no como yo la he pintado.
    Y una última cosa. En una página como esta, en la que los “plumillas” (con perdón y sin ánimo despectivo, pues los considero excelentes) hacen con frecuencia llamamientos a la lucha, me chirría un poco el desánimo que desprenden estas palabras tuyas: …La mente del ser humano asume lo familiar como deseable, sin reflexionar y según evoluciona la crisis muchos de nuestros niños/jóvenes habrán de buscar trabajo fuera de España…
    Aunque ahora mismo sea tan real…Un poco más de optimismo ¿no?
    Enhorabuena y aquello de Salud, República y más…

  • Noemí:

    Por supuesto que lo que dices es verdad. Cuando cualquiera de nosotros tiene unos ideales o directrices en su vida intenta seguirlas, lo que no quiere decir que siempre lo consiga. Esto, por supuesto es lo que ocurre con la escuela, con toda la escuela, la Pública y las demás. Los objetivos que debe perseguir la Escuela Pública son los expuestos, no es mi opinión, es lo que dice la constitución, a eso tenemos que aspirar y perseguir los maestro/as de la Pública, y yo creo que los de cualquier escuela. La teoría es esa, aunque en la práctica y en ciertos entornos, tu apellido importe mucho más que tu nombre y tus creencias más que tu preparación, tu color más que tu interior…
    Es cierto, la Escuela Pública no es perfecta, existen maestro/as quemados, alguno/as a los que nunca
    les ha interesado la enseñanza, pero en general abandonas cuando intentas una y otra vez conseguir algo con tus chicos (clase), pero debido a que son 25, a que de ellos 10 no hablan tu idioma, 3 no desayunan, de otros 4 abusa un familiar, 2 son de altas capacidades con problemas de adaptación a la media, 7 no se enteran y no muestran ningún interés..etc,etc y claro está, debido a que tú, el profe, no tienes recursos para enfrentarte a todo eso, y no hablo recursos materiales. Una vez oí a un sociólogo decir que si metemos a 25 ratas en una habitación se matan entre ellas y eso es lo que pasa con las personas, necesitamos nuestro espacio y atención personal, sobre todo los niño/as. Han de percibir que te interesas por ello/as, por su vida, por sus “cosas importantes”, sus opiniones.. y esto en una clase de 25 no se puede hacer si las condiciones son las que anteriormente he descrito. Si queremos atenderles tenemos que ser capaces de ofrecerles lo que necesitan, si no hablan el castellano quizás en vez de 25 debería haber 15 , pero todo va al revés, ahora en vez de 25 quieren meter 27. Así, cuando ves que en vez de hablar de niño/as se habla de números y dinero, no hay nada que hacer. Estos problemas no son exclusivos de la Pública, sí el problema del idioma, pero en las privadas concertadas existen otros, como el contratar a profesores durante años por horas y luego cuando ya están a punto de conseguir su tutoría viene una amiga de vete a saber dónde, rebotada de telefónica y consigue la que iba a ser tu clase, por lo que sigues contratada por horas y como ayudante de la susodicha, que con 30 lo más cercano a una clase que ha visto fue hace 20 años. Dime si no estarán quemados en la concertada- privada si su trabajo depende de sonreír a la jefa y tragar lo que les echen, cuando el lema es “los padres siempre tienen razón” como se me dijo a mi hace muchos años.
    Por otra parte siento que suene pesimista, no lo he escrito con esa intención. No pienso que tener que irse fuera de España sea algo negativo, ¡yo me fui y fue estupendo! Lo negativo es sentir eso, que es negativo. Poder aprender de gente con diferente idioma, cultura etc es una oportunidad estupenda. Y lamentablemente la mente del ser humano funciona tal y como te cuento, si ves algo o lo oyes continuamente, se hace familiar y normal. Si nunca lo habías pensado reflexiona sobre la música que escuchamos. ¿Cuantas veces has oído una canción y has pensado… ¡Qué horror! Y después de unas semanas te has encontrado tarareándola e incluso te gusta. En este principio se basan las sectas, así consiguen sus seguidores, a base de repetir su mensaje.
    En una cosa no estoy de acuerdo contigo, para ser un buen profesor no sé si has de tener una gran vocación o espíritu de entrega. En el cole de Ciñera te dicen a diario lo mucho que te quieren, lo guapa que estás, te achuchan, te besan… eso señores, no hay humano que no lo disfrute. Ser maestra, en un centro en el que eres maestra y no una cuidadora sin tiempo ni para ir al baño, es el mejor trabajo del mundo!!!!!!!!!!
    Muchas gracias.

  • Marley:

    ¡Chapeau Noemí! Absolutamente de acuerdo.
    Sólo un inciso: ¿De verdad crees que si tú no tuvieras vocación y espítu de entrega, o llámale como tú quieras, en el cole de Ciñera te pasaría eso tan bonito que comentas?
    Saludos y gracias a tí por comentar.

  • Noemí:

    Pues no lo sé. Pero en el cole soy dura y exigente,hasta borde a veces. Pero los/as niño/as lo olvidan. Un besazo para ellos.

  • Aullido:

    En la escuela, en una escuela universal, se aprende a convivir, con los guapos, los feos, los listos y tontos, los simpáticos y los bordes, cariñosos o despegados. Todos deben tener cabida porque cuando salgas del cole, en el mundo real, también te vas a encontrar con todos esos, incluso con los profesionales sin vocación, aquellos que te facilitan las cosas y los que te las entorpecen… Y la escuela también debe prepararte para eso, para enfrentarte a un mundo REAL, donde todos somo iguales pero todos con nuestras cualidades y personalidades diferentes. No se trata de fabricar robots. Se trata de luchar por un mundo donde todos, con nuestras individualidades, convivamos en armonía.
    De acuerdo en que Todo se puede mejorar, pero el camino ha de ser la construcción, y no la destrucción. Mejor sería destruir armas que educación…

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet