MUJER

“HOLA PERSONAS”

No me gusta nada el “Amigos/as”, “Compañeros/as”, “Primos/as”, por eso cuando envió un correo en grupo siempre empiezo con aquello de: “Hola personas”. Somos personas, eso lo abarca todo. Personas, todos, todos los habitantes de la tierra, sin distinción de sexo.

Hubo un tiempo en el que este simple postulado de igualdad, el clero y nobleza, que eran quienes dirigían los designios de toda la población, no lo aceptaban. Hoy, en este país tan bananero en el tema de la sucesión en la Jefatura de Estado (la monarquía), sigue prevaleciendo el escroto, la varonía. El macho. Algo tan patético como la misma institución.

 

Pero hubo mujeres, ya en la Grecia antigua, que lucharon por que se las escuchase, por que se las tuviese en cuenta. Ahí está el ejemplo narrado por Aristófanes en su obra Lisistrata, que narra como las mujeres promovieron una huelga sexual al grito de “No tendré ninguna relación con mi esposo o mi amante… Y si él me obliga, seré tan fría como el hielo…”, para protestar por las innumerables guerras.

Muchas son las teorías que señalan el motivo por el cual el día 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer (excluyo voluntariamente lo de Trabajadora, pues pienso que es un concepto discriminatorio). Muchas teorías y todas ciertas y todas erróneas. Os remito a esta página que puede esclarecer un poco el tema. http://www.fire.or.cr/8marzo01.htm

Pero quiero aclarar que todas las teorías tienen como base común que las impulsoras, de exigir igualdad, eran Mujeres Socialistas.

En 1931, con la II república, una mujer podía ser elegida como diputada en las Cortes y, sin embargo, no podía ejercer el derecho al voto.

Clara Campoamor fue una de esas mujeres. Luchó lo indecible por conseguir el reconocimiento de que un hombre y una mujer son personas iguales ante la ley, ante los derechos y ante los deberes. Lo consiguió, aunque bien es cierto que tuvo que luchar, parlamentaria y socialmente hablando, contra muchas mujeres.

Una de las controversias más argumentadas por quienes no estaban por la labor de la igualdad era, precisamente, esa desunión, que en el caso más relevante (con Victoria Kent) no lo era tanto de fondo, sino más bien de estrategia o de oportunidad política.

Sin embargo el lado más triste de esta lucha se encuentra en el rechazo mismo de “una parte importante de las propias mujeres” hacia ese reconocimiento de la igualdad. Clara Campoamor luchaba por conseguir situar a la mujer en el mismo escalón que el hombre y algunas, muchas desgraciadamente, seguían gritando aquello tan nuestro de “vivan las caenas”.

Salvando las distancias, algo parecido sucede hoy en día con los trabajadores.

En la actualidad uno de los debates más candentes que hay en torno a la igualdad de trato, o sea la igualdad efectiva, es aquél que gira en torno a: “mismo trabajo, mismo sueldo”. Algo que, en mi modesta opinión, se acabaría si la legislación fuese contundente. Quiero expresar aquí una visión poco feminista del tema: en las empresas donde el empresario es una mujer (empresaria entonces) las mujeres están, en la medida que la empresaria puede, igual de marginadas.

No quiero que se malinterprete lo que he escrito arriba. AFIRMO QUE LA MUJER ESTÁ MARGINADA EN EL MUNDO LABORAL, TANTO ECONÓMICA, COMO PROMOCIONALMENTE. QUE SUFRE MÁS ACOSO. QUE SE LA COARTAN MÁS DERECHOS. Pero opino que esa discriminación se debe encuadrar dentro de la “lucha de clases” y no en la “lucha de géneros”.

Hace 100 años que se decidió que el 8 de marzo fuese el Día Internacional de la Mujer, como ellas mismas dicen: “DESPUÉS DE 100 AÑOS, A LAS MUJERES NADIE NOS VA A PARAR”

Así sea.

Zana

 

7 comentarios para “MUJER”

  • Alberto del Pozo:

    Gracias Zana…Por fín a alguien le oigo (leo) concluir y coincidir en que detrás de la lucha de géneros, lo que realmente existe es una forma de lucha de clases…y que debajo de todo ello subyacen posicionamientos ideológicos…O sea, algo parecido como con el tema del respeto a la naturaleza, y la barbaridad para este planeta Tierra del modelo desarrollista…
    Yo tampoco creo que se deba continuar con el asunto de celebrar el día de la mujer en tanto trabajadora…sino como mujer en su total integralidad…pero en fín…deberemos escucharlas a ellas, que son las que deben ejercer su soberanismo en ésto como en otras cuestiones…Quizá en tu artículo no haya quedado suficientemente claro que, como muy bien insinúas, la confrontación entre Victoria Kent y las sufraguistas por el voto femenino fue un asunto puramente coyuntural y estratégico, pues Kent opinaba que si la mujer votaba, en un contexto como aquél de analfabetismo y sometimiento a los dictados del clero, y en aquella España aún profundamente rural, rancia y meapilas, la mayoría del voto femenino se lo llevaría al bando conservador y reaccionario de los caciques, militares y sotanas…Otra vez, gracias, Zana.

  • Zana:

    Gracias maestro Alberto. Sí lo de la confrontación Campoamor-Kent quizás quedó un tanto mal explicada pero…era por no alargar en exceso. Leyendo tu explicación creo que debería haberla escrito pues sí es importante saber que V. Kent, como muchos izquierdistas, temía que la influencia del clero dirigiese el voto femenino…y ya sabemos hacia donde.
    Un saludo y gracias.
    PD: ¿cuándo nos vemos y echamos una parrafada?

  • Alberto:

    Querido Zana…Aunque corramos el riesgo de que quien ésto lea se imagine en medio de un fuego cruzado de juegos florales, la verdad es que éste humilde ser humano que ahora te escribe anhela el momento en el que le anuncies (con algo de antelación, eso sí) que vas a bajar (en sentido geográfico) a León…para así aprovechar tu visita y poder vernos y charlar, charlar, y charlar…de sociopolítica…¿de qué, si no?…
    Sin ánimo de practicar el halago fácil (hay deportes que no practiqué nunca), yo te considero una de las mentes más lúcidas de este escenario provincial en el plano sindical, social y político, y por supuesto, uno de los tres o cuatro más lúcidos de toda la cuenca del Bernesga…(no me obligues a decirte los nombres del resto, que los conoces muy bien)…
    Un fuerte abrazo, compañero y amigo…
    Pdta.- Decía un ocurrente alumno del siglo pasado en la Universidad de Salamanca…”La sabiduría me persigue…pero afortunadamente yo soy más rápido”….
    Bien…Yo espero que sepamos ser suficientemente pausados, así como rodearnos de gente que nos contagie saber y reflexión crítica,…tal y como tú nos transmites a diario…

  • Zana:

    Muchas, muchas, gracias Alberto. Y solo para cerrar el tema: hasta donde yo pueda haber llegado es, en parte, gracias a haber coincidido contigo, haberte escuchado e intentado seguir tu ejemplo.
    Así y todo, esta semana que me he tropezado con un par de imbéciles, no viene mal saber que uno no es del todo “un bicho raro”.
    Gracias

  • Aullido:

    Respecto al lenguaje sexista opino.

    No hay un lenguaje sexista como tal, hay un uso sexista del lenguaje.
    Mañana los fruteros podrían enfadarse por el uso de la palabra “nabo” para designar cierta parte del hombre ya que una parte de la población, en su mayoría homófoba, prefieren no meterse “eso” en la boca. Sin embargo estarían encantado con el aumento en la venta de melones.
    Además, muchas de las palabras que se llaman sexistas son con frecuencia expresiones hechas, que por otro lado han perdido el significado literal adaptándose al contexto en que se usan. Buscar el sexo a las palabras me parece igual que buscarle 5 pies al gato.

    El lenguaje es para entenderse, y las niñas también atienden cuando la profesora dice:
    Niños!!! atención!!!

    Por eso opino, que la lucha por la igualdad está en otra parte siendo el lenguaje una distracción o una perdida de esfuerzos.

  • VIRGINIA:

    Me he colado por akí por casualidad (gracias a un tal Alberto…) y leo con estupor que alguna PERSONA cree que el uso sexista del lenguaje o no existe, o de existir carece de importancia como para dedicarle esfuerzos (sin embargo míranos, akí estamos debatiendo del tema propuesto por esa misma persona).
    Nuestro lenguaje crea nuestros pensamientos, nuestros sentimientoss, nuestra forma de ser, de estar y de relacionarnos en este mundo, e incluso nuestra forma de vernos a nosotras mismas (como personas que somos). Pensar que un uso sexista de dicho lenguaje no influye en la lucha por la igualdad entre sexos es, en mi humilde opinión, un planteamiento muy alejado de la realidad e inocente (por no decir que es una opinión propia de la lógica patriarcal y androcéntrica imperante).
    El que las niñas también atienden cuando la profesora dice: Niños!!! atención!!!, no exlica en modo alguno que no exista ni influya el lenguaje sexista, ni sus consecuencias, sino que las niñas se han adaptado (al igual que los niños) a ese idioma que las invisibiliza, las menosprecia y deja de nombrar aspectos de la realidad en la que viven.

  • Aullido:

    Primero, y antes que nada, yo dije que para mí lo que existía era un uso sexista del lenguaje, y no un lenguaje sexista como tal. Lo que pretendía dar a entender es que para mí la posible connotación sexista está en el significado que quiere darle quien utiliza las palabras, no en las palabras ni en nuestra gramática. O también en quien las lee, aunque se deba a una mala interpretación…

    No estoy de acuerdo en que se invisibilice ni en que se menosprecie, ni tampoco estoy de acuerdo en que se hayan adaptado. No pueden haberse adaptado puesto que todo niño aprende un lenguaje precreado. El lenguaje no deja de ser un convenio entre las personas que lo hablan para que signifiquen una u otra cosa y esto cambia con el tiempo. Por eso expresiones como no tengo un duro seguirán siendo válidas hasta que el tiempo desvanezca su uso. Pero no sólo lo aprende sino que el significado subyacente es, seguramente, innato.

    El que quiera ser sexista en su forma de hablar, lo seguirá siendo aunque se cambien cosas como el “niños”, o se pongan femeninos a ciertas profesiones. Por otro lado, como ya comenté antes, para muchas personas, yo incluida, no hay ningún lenguaje sexista a no ser que el autor quiera expresamente darle ese significado. Por eso creo que la lucha en esto se va a quedar en una distracción de quienes quieren ver sexismo en cualquier lado en vez de empezar a ver igualdad.

    El debate viene siendo el mismo que el de las palabras tabú, o aquellas que no se pueden mencionar en ciertos ámbitos por ser poco apropiadas.

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet