MINEROS, CHAMICEROS Y GAVIOTAS. Si me engañas una vez…

Por las heridas se aprecia la magnitud de la contienda

De “Plan perfecto” cabría calificar la estrategia de empresarios, empresarios chamiceros y políticos del PP en lo referente al Sector del Carbón. Plan perfecto porque, unos y otros, son los únicos y verdaderos ganadores de una lucha en la que quienes arriesgaron, bregaron y tuvieron voluntad de negociación fueron los Mineros. Mineros que, cierto es, también ganaron, (tiempo, que es sinónimo de vida y de esperanza), mineros que están viendo como la rapiña, las malas artes de empresarios y peperos, les están robando lo poco que les queda.

Los mineros fueron, fuimos, la avanzadilla en esa lucha desigual contra el Sistema. Quizás, ingenuos, llegamos a creer que al tanto se uniría toda la Clase Trabajadora, que se pondrían en pie las famélicas, cada vez menos exagerado este término, legiones de desheredados del Sistema.

Y a mí que esto me suena a viejo. ¿Recuerdan el cuento del cuento de nunca acabar? Así podría resumirse la vida de los mineros, y por extensión de todos los trabajadores, desde el inicio de los tiempos. Sea cuál sea la respuesta que se dé a la pregunta… a la zaga nos viene una represión.

Solos, los Mineros, sabíamos que era imposible vencer, pero también sabíamos que mientras hubiese un aliento, una esperanza, había que seguir luchando. En las conciencias dormidas del resto de la Clase recaigan los pesares. Éramos la avanzadilla, los Primeros, allá aquellos que olvidaron las sabias palabras que nos dicen que en una carrera si el primer galgo no atrapa la liebre, el segundo menos.

Y entonces llega la imposición de las condiciones del “armisticio”. La debilidad mostrada en la ruptura sindical, que otra vez, y uno ya no sabe si catalogar de intencionada esta imperecedera desunión, es la que marca estas condiciones. Al tanto propongo, aunque sea lo único que saquemos en limpio de todo esto, que aprendamos las nefastas consecuencias de lo que la desunión de los trabajadores trae. Como sea, día sí y día también nos encontramos con malas noticias en el Sector.

Imposible cuantificar cuántos trabajadores, cuántos mineros, han perdido, por la vía del despido o del ERE, su puesto de trabajo en este último mes. Imposible cuantificar todos los recortes económicos y de condiciones laborales que empresarios, chamiceros y políticos del PP están ejecutando contra los mineros. La represión, para que no se te olvide quién manda, está servida…

Y en estas, (ombligo del mundo), como si nada de lo ocurrido fuera culpa de ellos, el PP de La Pola de Gordón, con el alcalde a la cabeza, organiza, tal cual lavado de cara,  unas jornadas de consulta a las partes: Hullera Vasco Leonesa, Sindicatos, y Gobierno de la Nación. Y aquí reitero lo de ombligo del mundo, porque esta es la función que a nuestro insigne alcalde le han encomendado: la de fracturar comarcalmente a los mineros. La de soplar, en la oreja agradecida, la tan manida, he interesada, frase de que “si alguien se salva, esa es la Vasco”, ocultando, eso sí, que, aunque pudiese ser cierto esto, cosa harto dudosa, salvarse, a veces, no significa “solamente” seguir produciendo. Como prueba del algodón, de por donde caminaban las intenciones del PP gordonés, he de decir que las reuniones fueron por separado. Un día la representación empresarial, otro día la gubernamental, y “otros días” la representación social. Aclaro lo de “otros días” porque no fue ni circunstancial, ni mucho menos transitoria, esta fragmentación, decidida, sembrada y alentada inteligentemente, por el propio partido que sustenta al alcalde Popular. El Comité de Empresa acudió desmembrado. Desunido, como le gusta al patrón y a su monaguillo político. Me consta que al menos algunos miembros de este Comité, acudieron engañados.

Alguien dijo alguna  vez que las cicatrices son las medallas, las joyas en general, de los trabajadores. Es cierto, y no se refería, quien esta frase acuñó, únicamente a las cicatrices visibles, a aquellas generadas físicamente por la deriva literal del puesto de trabajo. Se refería también a las heridas internas, aquellas que sangran invisiblemente, pero que debilitan, que duelen y que no suelen tener, por tardío, tratamiento.

Por encima de los gritos, tarde o temprano, aflorará la verdad, y cada uno, más allá de las mentiras, de los baños de multitud, de los “lavados de cara” quedará retratado por lo que hizo, por lo que apoyó, por lo que sustentó, y no por lo que dijo que iba a hacer. Unos portaran cicatrices y otros portarán las armas causantes de estas cicatrices, y eso no hay confesionario que lo absuelva.

 

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet