MANIFIESTO AISPAZ LUNES SIN SOL 11 NOVIEMBRE 2013

Un lunes mas y van ya demasiados, volvemos a encontrarnos en botines aquellos que rechazamos la violencia sobre las mujeres por hecho de serlo, un lunes mas exigimos unas politicas que sean eficaces y acaben con esta lacra social.

Tras haber pasado de la fase del miedo a la fase de la indignación y la movilización, la siguiente fase tendría que ser la suma o alianza entre indignaciones para la transformación, para el empoderamiento de la sociedad civil organizada, o al menos aliada, para hacer frente al sistema y transformarlo.

 

El pasado miércoles una mujer era asesinada en Málaga por su ex-marido. Con ella son ya 43 mujeres asesinadas en lo que va de año. Por ella guardamos un minuto de silencio.

 

 

Violencia_de_genero_351Un lunes más nos reunimos en Botines para visibilizar la violencia contra las mujeres por el hecho de serlo. Un lunes más estamos aquí para decir en público que queremos una sociedad sin violencia, que se puede prevenir, que se puede construir un mundo en paz y en igualdad.

 

La reivindicación por los derechos sexuales y reproductivos continúa hoy siendo una demanda articuladora de las luchas de las mujeres en el mundo. Las feministas indígenas comunitarias han redimensionado su comprensión, planteando la relación intrínseca entre el cuerpo, el territorio y la autonomía de las mujeres. A pesar de que los Estados están obligados a garantizar, entre otros, el acceso al aborto legal y seguro, a una educación sexual integral y a una atención sanitaria sin discriminación, el control sobre los cuerpos de las mujeres por parte de los poderes (Iglesia, mercados, gobiernos, etc.) continúa acrecentándose y limitando los derechos sexuales, la autonomía y la salud reproductiva de las mujeres.

La violencia sexual contra las mujeres es utilizada como estrategia para aniquilarlas como sujetos políticos y como arma de guerra. Combatir todas las violencias machistas y quebrar la impunidad que las ampara precisa de la acción cotidiana y decidida de toda la sociedad, pero también de la determinación de las instancias políticas y judiciales.

 

 

Pero nos recortan, y estos recortes afectan de manera más directa a las mujeres, pues son las más perjudicadas por el desmantelamiento del Estado de bienestar, ya de por sí precario antes de la crisis. Son propuestas ya experimentadas en América Latina en la década de los 80 con los llamados ajustes estructurales y cuyas repercusiones en la vida de las mujeres está ampliamente documentada.

En España, al amparo de la crisis, el estado ha pasado, en los tres últimos años, de dedicar 33 millones a sólo 4 para el Fondo de Población Mundial, de la ONU, desde el cual se fomentan programas para prevenir el embarazo precoz, el matrimonio de niñas, fomentar la escolarización de las niñas hasta los 18 años, etc. Para que tengan el tiempo suficiente de crecer y adquirir la madurez que les permita tomar decisiones más libres y conscientes.

fotonoticia_20131021164927_500Existe una clara relación entre pobreza y maternidad precoz, ésta crece hasta un 40 % en las zonas más pobres de España. Estos embarazos no deseados truncan las posibilidades de desarrollo de las niñas-mujeres para muchos años, las coloca en situación de “desventaja” respecto a las mujeres que no han pasado por esta experiencia. Contra lo que pronosticaban miembros del actual gobierno, la Ley del Aborto nunca fue un “coladero”, no hizo aumentar los abortos, según informan los expertos de las clínicas.

En España se echa de menos una formación de calidad en educación sexual en sus centros educativos. En realidad, esta formación queda a la voluntariedad de ciertos docentes vocacionales. Sin más. A los jóvenes hay que educarles para que tengan una vida sexual satisfactoria sin tener embarazos no deseados.

Además, España sigue retrocediendo en igualdad: el informe anual sobre igualdad de género que elabora el Foro Económico Mundial sitúa a España en el puesto número 30, cuatro escalones por debajo que el año pasado y muy lejos del puesto número diez que llegó a ocupar en 2007. El índice que elabora este Foro mide las brechas de género en participación económica y mercado laboral, educación, sanidad y esperanza de vida, y participación política, y tiene en cuenta a 136 países.

Islandia lleva varios años liderando el ránking, seguida de Finlandia, Noruega y Suecia. “Aunque ningún país ha conseguido aún la igualdad de género, los países nórdicos, a excepción de Dinamarca, han eliminado cerca del 80% de la brecha de género y sirven así como modelos internacionales”, señala el informe. El Foro destaca que estos países han conseguido tener los niveles más altos de participación de hombres y mujeres en el mercado laboral, reducir al mínimo las diferencias salariales entre sexos, y tener niveles altos de mujeres en puestos de responsabilidad en el sector privado. Noruega, por ejemplo, obligó a que la representación de cada sexo en los altos cargos de las empresas fuera de, al menos, el 40%:

“Estas economías más desarrolladas han hecho posible que los padres combinen trabajo y responsabilidades familiares, equilibrar la responsabilidad de ambos en el cuidado de hijos y una distribución equitativa de las labores del hogar y un mejor nivel de vida de hombres y mujeres”, dice el informe, que subraya que estas mejoras han empujado las tasas de fertilidad y la tasa de actividad de las mujeres.

En muchas partes del mundo las mujeres se encuentran en una situación insostenible de negación de derechos, que las oculta, las empobrece y que las sitúa en continuo riesgo, incluso institucionalizado, de violencia extrema, de explotación sexual, de agresiones, violaciones, asesinatos y ejecuciones. En nuestro país, la deriva conservadora y patriarcal hacia posiciones políticas de modificación regresiva de la Ley de Aborto, de imposición de la corresponsabilidad irreal en las obligaciones familiares, de recortes en recursos de protección social y en programas de igualdad, etc., sigue poniendo de manifiesto más aún, que la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, es la lucha contra la violencia de género.

Tras haber pasado de la fase del miedo a la fase de la indignación y la movilización, la siguiente fase tendría que ser la suma o alianza entre indignaciones para la transformación, para el empoderamiento de la sociedad civil organizada, o al menos aliada, para hacer frente al sistema y transformarlo.

 

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet