Los grandes contrasentidos del dinero

 Es un derecho el trabajo y no un lujo

Hay casas y pisos vacíos, pero como no hay dinero… me toca ser pordiosero. Del frío yo me río y con la ácida lluvia me pongo rubia. Las casas antiguas se nos caen y las obras nuevas se hacen viejas. Si hubo dinero para construirlas, ¿por qué no lo hay para habitarlas? Sólo es entrar y pintarlas…

Hay comida y hambrientos, pero como no hay dinero… otra vez me toca ser pordiosero. Prohibido tienen los reponedores dar la comida a los rebuscadores. Vaya a ser que la compren… tal vez si tuvieran dinero no se iría por el desfiladero. Y se tira porque no se vende, o por venderla más cara se tira.

Parados hay más de 5 millones. Cosas que hacer sobran. Pero como no hay dinero… una vez más, me toca ser pordiosero. Dicen que el trabajo es un lujo, y cierto es que escasea, pero de innecesario o superfluo tiene poco el trabajo, y para que lujoso sea algo, no sólo ha de ser escaso, sino también pomposo. Es, sin embargo, el trabajo forzoso y también imperioso. Imprescindible e indispensable para todos y por tanto es derecho el trabajo y no un lujo. Y si derecho tenemos al trabajo, y con trabajo se gano el derecho ¿a que espera el parado para exigir la justicia del trabajo?

Hay dinero para fútbol y toros, para el rey y el papa, para hoteles y campos de golf, sobra para las mansiones de los banqueros y los cochazos de los usureros, pero para sanidad y educación se nos acabó la pensión… Como son los recortes, que pagan a los consortes pero endeudan nuestros importes sin miramientos ni cortes.

 Si un rico quiere dar trabajo, se construye un castillo con piscina, pide un traje a medida, un coche a medida y unas putas con medidas… y todos a trabajar como putas para que el rico se divierta y disfrute, porque nuestro trabajo es ese, hacer y deshacer la cama de quien maneja el cotarro y mete la mano en el tarro.

Busquemos pues el intercambio, porque el dinero no es más que la moneda de cambio. El medio para el fin y no el último fin. Y si es un estorbo para conseguir comida y cama, para el suministro de la salud o la educación. Entonces el dinero sobra.

Y lo cierto es que sobra, y que lo hay en demasía, al fin y al cabo el dinero es un invento. Así llevan años inventando la manera de inventar dineros especuladores y banqueros.

 

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet