LAS GALLINAS DE LOS HUEVOS DE ORO


Erase una vez, una bonita granja llamada España. Era una granja especial, criaba y cuidaba gallinas que producían huevos de oro. Eran gallinas muy apreciadas por los propietarios de la granja, y hasta tenían nombre propio, una se llamaba Telefónica, otra Repsol, otra Sanidad, otra Argentaria…
En fin, que eran gallinas felices. Sus amos las cuidaban mas o menos con mimo, y ellas cada día ofrecían un huevo de oro a cambio. Y,…¿Que pasó?
Bueno, ya he dicho que eran gallinas muy apreciadas. Todo el mundo las deseaba. Un huevo de oro diario..  no es moco de pavo.

Entre los que más interes tenian por las gallinas estaban unos “amiguetes” de los dueños, se llamaban mercados, multinacionales y grandes empresas. Enseguida se dieron cuenta de las posibilidades de una granja como esta. Convencieron poco a poco y con artimañas varias a los dueños, de que la granja no era rentable, que el ritmo de producción no era suficiente, decían !!que los huevos eran cada dia mas pequeños!!, incluso les convencieron de que las gallinas comían mas de lo que producían.
Y el gobernador de la granja, papeles y estadística en  mano, comenzó a “vender”  gallinas (otros dicen privatizar).
Pocos huevos le quedan ya al gobierno de la granja. Engaño a los dueños y vendió las gallinas. La recolección la hacen ahora unas sonrientes empresas que han enjaulado a las gallinas y si no aumentan su producción le llaman perdidas.
Quedan en la actualidad, no sé, cuatro o cinco gallinas, toda ellas ya en subasta. Creo que van a vender a Loterías y a Grandes Aereopuertos, Sanidad y Pensiones están en trámites…
Y, colorín colorado, este cuento se ha ..

Un comentario para “LAS GALLINAS DE LOS HUEVOS DE ORO”

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet