LA TRISTE REALIDAD: ES EL PEOR PRESIDENTE POSIBLE

Cómo estaremos los demás para que sea él quien gobierne…

Es arriesgado, lo sé, pero voy a empezar por el final.

¿Y sí todo no fuese más que una estrategia para asentar la inversión de los Valores, rayanos al socialismo, que la sociedad actual estaba metabolizando ya de forma antropológica?

¿Y si se tratase simplemente de demostrar, al grueso de la gleba, que hasta el más patético de todos ellos, nosotros, puede llegar al más alto puesto de responsabilidad siendo precisamente eso, patético?

O, sencillamente, ¿Y si todo está dirigido, exclusiva y premeditadamente, a tratarnos como a imbéciles porque así nos tienen catalogados?

Creo, casi deseo que sea cierto, que la posibilidad de que el Capital haya proyectado, como estrategia a seguir, cualquiera de estos tres planteamientos sería mejor que la certidumbre de que, verdadera y tristemente, estamos en manos de un perfecto inútil. Dirigidos por el más incompetente de la manada.

 

Y, antes de seguir: inútil o patético no son sinónimos de inocencia. Aunque les ofenda que recordemos, seguiremos haciéndolo. Éste personajillo era vicepresidente del gobierno cuando su partido, el PP liderado por el ínclito Aznar, apoyó ir a asesinar niños inocentes a Iraq para robarles el petróleo (caiga esta reflexión de forma piramidal).

Apuestan, los más osados, que el pavo del Día de Acción de Gracias de Mariano sería de porcelana, y que en plena euforia, y ante cientos

 de testigos, lo dejaría caer, haciéndose añicos, para secarse la baba que infantilmente le caería por la comisura. Porque él es tan así, tan insulso, que incluso haciendo el ridículo hace el ridículo.

Es tan patán que si no fuese la máxima autoridad “democrática” del país sería para echárselo a risa. Se entiende, por eso, que sus asesores de imagen le impidan dar ruedas de prensa, ni siquiera, en un ejemplo claro de ataque a la libertad de expresión e información, sin preguntas de los periodistas. Tal es el miedo a que “la cague”, a que suelte un “no entiendo mi letra”, o a que se quede mirando, inmóvil de obra y pensamiento, al interlocutor. No, no es de extrañar esta mordaza si tenemos en cuenta que le caen encima, cada vez que habla, las leyes inapelables e inevitables de la objetividad. Es un híbrido de George W. Bush al que se le han sumado unas dosis del personaje, en cuanto a personaje, Cañita Brava con unas pinceladas, sobre todo cuando habla y sube el pan, de Belén Esteban. Eso es lo que ven en el mundo al mirar a nuestro presidente: una persona con mando, sin un ápice de inteligencia y aún menos rubor.

No se crean que exagero, lo digo sintiéndolo porque sólo alguien de muy escaso nivel intelectual (y moral), a pesar de ser Registrador (y católico), puede sonreír ante la perspectiva siniestra de lo que sucede en muchas casas.

Pero no todo iban a ser críticas o malas noticias, también tiene una buena virtud, para ser presidente del gobierno y del PP, es un perfecto fullero. No siente frío ni calor desdiciéndose ni, mucho menos, mintiendo (que es, como todos sabemos, el santo y seña del PP).

No ha quedado afirmación que hiciese que no haya incumplido, incluso le ha subido el IVA a los chuches de sus amadas niñas, a las que, por cierto, ha dejado sin escuela y sin sanidad pero para las que ha mantenido abiertas todas las iglesias. Unas niñas que en el futuro se preguntarán por qué sus padres, atrapados por la estafa global, optaron por el suicidio en vez de “suicidar”, aunque solo sea políticamente, a los verdaderos responsables de sus males. Para entender mejor esta frase leer el magnífico artículo de Ángels M. Castels, EL SUICIDIO: PRIMERA CAUSA DE MUERTE VIOLENTA EN ESPAÑA.

Sin embargo, y más allá de las bromas que sus necedades nos permitan hacer, algo serio sucede cuando en la sociedad ha calado el mensaje de que nada se puede hacer, que es inútil la lucha. Cuando esa sociedad no está dispuesta, de modo colectivo, a luchar, y además critica a quien sí está dispuesto a hacerlo aunque sea individual y solitariamente. Cuando ni siquiera, esa sociedad anestesiada exige, de cara al futuro, una reposición de los derechos y libertades hurtados, en nombre de la usura, y se conforma con no perder aún más.

Algo muy preocupante se nos cae encima cuando nos imaginamos que el mejor entre nosotros, ahora y para el futuro, es inevitablemente Rajoylcaba o Rubaljoy.

Sí, algo alarmante sucede cuando una sociedad necesitada de respuestas no tiene tan siquiera una maldita pregunta que hacerse.

Zana

 

Un comentario para “LA TRISTE REALIDAD: ES EL PEOR PRESIDENTE POSIBLE”

  • Excelente entrada, Zana. No tengo nada que añadir (y mucho menso que objetar). Y lo peor es que si en algún momento nos atrevemos a hacer alguna pregunta, la formulamos en “su” lenguaje, anticipándoles la respuesta en nuestra contra. Es evidente que es tiempo de hechos, de insumisiones… Un tiempo en el que las palabras sólo pueden ser propuestas radicales en las que los poderosos no encuentren ningún espacio para jugar a la confusión, ni para esconderse…. Un abrazo!

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet