LA MINERÍA LA SALVARON LOS SINDICATOS, IDIOTA, LOS SIN-DI-CA-TOS

EL SINDICATO SOMOS TODOS,  NO DEJES QUE NOS DESUNAN

Tiempo habrá para analizar pormenorizadamente el acuerdo alcanzado por los Sindicatos Mineros con el Gobierno Central (PSOE) y con las Eléctricas, más allá de los enemigos permanentes y colaterales: PP europeo y PP nacional. Sin duda la letra pequeña siempre trae malas noticias…pero hoy no es el día, mañana puede, hoy no. Hoy toca celebrarlo. Restañar las heridas con el agua de la satisfacción de la victoria. Hoy toca relajarse. Mañana, estoy seguro, lo sindicatos se sentarán a valorar, a estudiar el alcance de lo conseguido. A sumar gastos y desgastes y a restarlo todo de los objetivos conseguidos, de las situaciones salvadas. Puede que el resultado no les sea todo lo satisfactorio que ellos querrían, pero, a buen seguro, la cifra final será positiva. Afirmo que nunca normalizar nos ha sabido tan bien, sobre todo si pensamos que lo que se estaba intentando era desregular, desordenar. Desmantelar el Sector Minero. Hoy podemos (permitirme que nos incluya a quienes sin bajar a la mina aún nos consideramos Mineros) ser moderadamente optimistas.

Pero tampoco es bueno que la luz del éxito nos ciegue, ni escondernos en el refugio de nuestro propio ego, ni, mucho menos, intentar resolver un desengaño con otro engaño. Los Sindicatos, pero sobre todo los mineros, deben aprender de sus propios errores, entre los que, desde mi punto de vista personal, creo que el mayor ha sido, la resurrección de esos grupúsculos independientes, atomizados y erróneamente radicalizados, cuya mayor actividad sindical era, precisamente, vocear y cargar contra los compañeros sindicalistas, acusar y criticar a los sindicatos, y proponer, al albur de la boca caliente, medidas populistas…que otros debían ejecutar.

¿Dónde están aquellos que se iban a comer el mundo allá por septiembre? justo al día siguiente que los sindicatos, con la prudencia y firmeza adecuadas, consiguieran asentar otro pequeño adelanto en la consecución del objetivo final. ¿Dónde están los que jaleaban, aplaudían y se hacían fotos con Isabel Carrasco y con el señor obispo? ¿Dónde aquellos que repudiaban de Gaspar Llamazares, el representante del único partido de ámbito nacional que ha defendido el carbón? ¿Dónde?, todos lo sabemos, criticando desde la barra de un bar. Pero no les demos más importancia de la que realmente tienen, sus quince segundos de gloria ya han pasado. Como vinieron se fueron, con la cabeza caliente y los pies fríos.

Sin embargo, darles el protagonismo que no se merecen a esos pequeños grupos, sería desmerecer, por ejemplo, el inapelable apoyo que los industriales y comerciantes de la zona han dado a sus vecinos mineros. Ellos también se jugaban el futuro, así lo entendieron y, cierto es que, lo defendieron con entrega.

Quienes hemos vivido esta batalla, quizás no tan intensamente como los mineros en activo, pero sí continua y presencialmente, hemos observado con más nitidez, con mayor rigor, más imparcialmente, cómo ha transcurrido el devenir de los hechos.

Hechos, esa es la palabra.

Hay un acuerdo firmado. Con la rúbrica de los sindicalistas, en nombre y representación de todos los mineros. De todas las cuencas mineras.

Como escribía al principio y, con la pertinente licencia literaria, cuando las aguas vuelvan a bajar turbias, cuando las chimeneas de las térmicas vuelvan a vomitar humo (sin co2 a ser posible), cuando las “jaulas” vuelvan a bajar cargadas de hombres dispuestos a arrancar el carbón, entonces, y sólo entonces, empezaremos la siguiente batalla, la que nos tiene que llevar más allá de 2018. Hasta ese día disfrutar…que os lo habéis ganado.

Desde esta mi pequeña atalaya literaria deseo felicitaros a los Mineros y a los Sindicatos, a los Sindicatos y a los Mineros.

Zana.

 

3 comentarios para “LA MINERÍA LA SALVARON LOS SINDICATOS, IDIOTA, LOS SIN-DI-CA-TOS”

  • Mari Paz:

    A mi hermano, el “minero eterno” por su pluma ágil, crítica y a veces conmovedora. Porque es mucho más de lo que escribe y de lo que dice.
    De la entraña más profunda de su persona, brota una utopía entrañable y ante lo injusto sin duda intransigente.
    Adelante, seguiré siendo tu “crítica literaria”

  • Hidalgo:

    Una batalla ganada, me alegro mucho por tí, porque cuando se trabaja por algo en lo que crees es agradable ver la tarea realizada. Como bien dices ésta es sólo una batalla, aún te quedan muchas, unas con victoria y otras con derrota. Que no decaiga tu ánimo de lucha.

  • Santos:

    Al titular: ¡SI POR LOS COJ… ! ¡Já!

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet