LA LARGA LUCHA DE LOS MINEROS

3ª reflexión: EL CARBÓN ES UN SECTOR, NO UNA COMARCA O UNA EMPRESA

Si no supiese con certeza que es falso, pensaría que la mayoría de los trabajadores que conforman el colectivo de Mineros, (trabajadores directos e indirectos), quieren que se cierren las minas. Si me basase solo en la imagen, gélida, escueta, aséptica, reflejada, así lo pensaría. Pero quiero pensar que no.

Puede que todo se resuma a responder a la pregunta que muchos se hacen ¿merece la pena seguir luchando para intentar salvar el Carbón como Sector? Hace días escribí ya la respuesta: Sí, incluso a pesar de algunos Mineros.

Y antes de seguir voy a recordar algo que parece ser se ha olvidado: nunca, nadie, nos regaló nada a los mineros. Todo lo que somos, todo lo que hemos conseguido, todo, todo, lo hemos obtenido con sacrificio, con lucha. Dejando muchos héroes caídos en el camino. Perdiendo batallas y volviendo a levantarnos. Y no hablo solo de mi generación, esto viene de atrás, de muy atrás, desde el mismo instante en el que el primer hombre bajó a una mina. Si algo nos ha caracterizado a los Mineros ha sido la unión (tampoco idílica, no se vayan a creer) con la que nos defendíamos como colectivo.

Desde siempre, patrones y legisladores nos han tratado como a animales y por ahí empezamos, por exigir que se nos tratase como a lo que somos: personas. Nos movilizamos juntos contra la injusticia, contra el abuso hacia el débil. En nuestro Credo figuraba en lugar muy destacado el “hoy por ti, mañana por mí”, y ahí se fraguó, quizás nuestro mejor referente, la solidaridad, el compañerismo. Nadie nos dijo que iba a ser tarea fácil conseguirlo, por eso no nos amilanábamos.

Los Mineros, siempre, hemos estado en lucha, unas veces para avanzar, otras para no retroceder.

Quizás haya una realidad que sea la que da, hoy día,  el tono a este lienzo, y uno, sentimental, no la quiera aceptar. Quizás sea cierto que, como se dijo, el polvo de las prejubilaciones iba a traer el lodo del desarraigo hacia el sentimiento de ser Minero. Ya lo he escrito muchas veces: más allá de la categoría que uno desempeñase, más allá de la habilidad, o del ansia. Mucho más allá aún de lo cómodo o incómodo que para cada uno fuese el bajar, día a día, a la mina, había, entre nosotros, los Mineros, un aura que defendíamos, del que nos enorgullecíamos: SOMOS MINEROS.

Ahora, incluso ya abiertamente, algunos se definen como “trabajador de la mina”. En esta connotación está la principal diferencia, y esa diferencia es la que marca el resultado final de la partida. Quiero aclarar que hay, cómo no, excepciones. Ni antes todos éramos perfectos, ni ahora todo es horrendo.

Antes todo se basaba en la creencia innata de que nosotros éramos trabajadores. No había ni una duda. El sacrificio de muchos de los nuestros, el sacrificio en forma de años de cárcel, las largas huelgas contra la dictadura, las pésimas condiciones laborales, las enfermedades, los muertos en accidentes “evitables”, todo eso fue, a lo largo de los años, fusionándonos. Y no es retórica. Durante muchos años era imposible encontrar a un minero que fuese del PP, porque el PP es la derecha y la derecha es el patrón y el patrón nunca fue de los nuestros. Las listas electorales del PP las conformaban, casi en exclusividad, industriales, autónomos, personas de profesiones liberales (algunos muy respetables, que nadie me malinterprete), por eso sus resultados electorales  eran tan residuales como su incardinación entre las gentes Mineras. Para no recrearnos mucho más en este absurdo lo resumiremos con una frase que escribimos en septiembre de 2010, cuando este conflicto empezaba a enquistarse, decía así: “Otra cosa no pero, algo de risa sí da ver a las palomas votando a los perdigones”. ¿Por qué muchos mineros actuales quieren más al PP, de Rajoy, Montoro, Vidal Cuadras, Feijoo, Villanueva o Castañón que a sus hijos, hermanos, esposas? Responde a esta pregunta y sabrás porque les van a cerrar las minas aquellos a los que votan.

Hay una prueba, mucho más explícita que todas las palabras del mundo, que nos puede hacer ver la realidad: en todas las manifestaciones, concentraciones o mítines que se han producido durante estos meses casi la mitad de los asistentes éramos Mineros prejubilados. ¿Qué nos hacía estar allí?, ¿qué se nos había perdido a nosotros en esa guerra? Si aún hay que contestar a estas preguntas es que no hemos avanzado nada. Estábamos allí porque allí estaban luchando los Mineros, y esa siempre será nuestra lucha. Algo que muchos trabajadores en activo ni siquiera entienden. ¿Acaso se creen que los políticos que les van a cerrar las minas no saben sumar? ¿Se piensan que pasa desapercibida esa apatía?

La vida de los Mineros no ha sido nunca fácil. Con esfuerzo y tesón  hemos conseguido salir del pozo, metafórico, en el que estábamos metidos. El aislamiento geográfico y cultural lo suplimos con el orgullo de ser y sentirnos Mineros. Los pasos que nuestros mayores habían dado los respetábamos y defendíamos con uñas y dientes, y lo hacíamos porque, sin ningún margen de duda, en esa forma de actuar, se asentaba nuestro futuro. Éramos un colectivo, nos movíamos como tal. Pensábamos y vivíamos como lo que somos, Mineros. Y cuando un político quería cerrarnos la mina sabíamos que era nuestro enemigo, así de fácil. Y ni por asomo se nos ocurría culpar de ello a nuestros representantes sindicales.


Zana

 

3 comentarios para “LA LARGA LUCHA DE LOS MINEROS”

  • faustino:

    bravo, bravisimo,. MINERO. MINEROS, despertad y que el sector permanezca aunque a muchos les pese. La sentencia de muerte todavía podemos revocarla, juntos podemos y ejemplos hay (metro de Madrid, o manifestaciones de Egipto)

  • Alberto:

    Claro que tienes razón, Zana,…como casi siempre…
    Sólo se me ocurre añadir que, la forma “contemplativa” con la que algunos mineros están reaccionando ante el ataque que está viviendo el sector de la minería, sólo puede indicar imbecilidad colectiva, masoquismo autista, egoismo miope, cobardía financiada, ó la exaltación de la mansedumbre propia del más abominable “silencio de los corderos”…
    O quizá todo junto, a la vez…
    ¡¡La historia nos juzgará…!!

  • Berto:

    El articulo es de lujo,Zana,yo estoy de acuerdo con todo lo que has escrito y te felicito por ello.

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet