La historia siempre se repite…tristemente.

Rafael Cid, desde la CGT de Catalunya, nos recuerda cómo primero vinieron a buscar a los funcionarios, y les quitaron el 5 por ciento del sueldo mediante un decreto que rompía lo acordado en su convenio. Y nadie se movió. “Son unos afortunados que tienen el trabajado asegurado, que se aguanten”, dije.

Después vinieron a buscar a los jubilados y congelarles las prestaciones, vulnerando lo establecido en el Pacto de Toledo. Y nadie se movió. “Son gente mayor y con lo que reciben tienen de sobra”, dije.

Más tarde vinieron a buscar a los parados y les rebajaron las indemnizaciones por despido y los 426 euros de emergencia. Y nadie se movió. “Así no podrán rechazar más ofertas de trabajo que no les gusten”, dije.

A continuación vinieron a buscar a los conductores de metro de Madrid. Y tampoco nadie se movió. “No tienen derecho a dejar tirados a los ciudadanos, les está bien empleado”, dije.

Y recientemente vinieron a buscar a los controladores aéreos. “Estos tipos son unos privilegiados y hay que pararles los pies sin contemplaciones, que se jodan”, dije.

Finalmente el gobierno ha decretado el “estado de alarma” en el país, atendiendo la llamada de los que, como yo, pedíamos mano dura contra los controladores, despreciaban a los funcionarios, ignoraban a los parados, criticaban a los trabajadores del metro de Madrid y pasaban olímpicamente de los jubilados.

Pero ahora ya no queda nadie que pueda protestar por mí y sólo me queda aplaudir cada domingo a los privilegiados multimillonarios que corren detrás de una pelota y me sonríen desde la publicidad de los bancos que han causado la crisis.

Las multitudinarias protestas para aplastarles el puente nacen del silencio y la resignación mostrada ante el saqueo económico que ha provocado cerca de cinco millones de parados.

Por lo tanto, y como nos preguntaba Brecht…“¿Qué es robar un banco,….en comparación con fundarlo?”

Puedes leer más en bereberturix.blogspot.com

3 comentarios para “La historia siempre se repite…tristemente.”

  • Zana:

    Pues sí querido Maestro, poco a poco han (hemos) ido colocando muros entre las personas. Muros alzados a golpe de envidias, de egoísmos, de individualismos. Muros que a la vez que nos aíslan, nos van oscureciendo el entorno.
    Así llegará el día en el que, cada uno en su isla, nos demos cuenta de que, en realidad, estamos solos. Y lo peor, cuando alguien intente acercarse: le temeremos.
    Gracias por aplicar un poco de luz y cordura.

  • Ricardo:

    Lo de los controladores aereos ha sido muy fuerte… Y todavía estamos de acuerdo.

    Simplifiquemos. Mis compañeros de trabajo firmamos unas condiciones de trabajo junto con el gobierno que esta conforme. Al año siguiente al gobierno ya no le gusta lo que se ha firmado, como nos negamos a cumplir sus nuevas condiciones meten al ejercito en nuestro lugar de trabajo y nos amenazan con penas de cárcel.
    Eso antes se llamaba dictadura.

  • Alberto:

    No pretendo azuzar más aún el tenebroso asunto de los controladores, pero mucho me temo que ante los cierres de aeropuertos europeos por razones climáticas, por la niebla y por la nieve que está cayendo por ahí, ahora el ministro Blanco se vaya a animar a militarizar a los meteorólogos, ó en breves horas veamos a la virgen de las Nieves portando un cetme y marchando al paso de la oca…
    ¡¡Prohibido nevar, bajo amenaza de sedición!!

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet