ESTADO DE SITIO

Cuando lo ridículo predomina sobre el sentido común

Se equivocan los agoreros que una y otra vez predicen un advenimiento de violencia en torno a las personas que, mostrando su indignación, se reúnen en plazas o parques públicos. No hay violencia y sí sueños. No hay amenazas y sí poesía. No hay más voces que las que se alzan para pedir Justicia.

Los lacayos del Sistema ante la falta de argumentos han tenido que recurrir, como siempre, a la mentira. Los Goebbels mediáticos no encuentran, más allá de sus propias miserias, justificaciones para edulcorar el estrepitoso ridículo que produce ver una capital, de un Estado democrático, tomada por las fuerzas de seguridad para impedir a sus ciudadanos pasear, conversar, pararse o preguntar.

Mal estamos cuando lo grotesco toma las riendas porque, cuando esto sucede, el sentido común huye despavorido.

Debemos estar atentos, nos consideran peligros, a todos los indignados sea cual sea la forma en que lo demostremos. Peligrosos para lo que ellos persiguen. Nos temen porque estamos armados de creencias, porque utilizamos palabras como justicia y dignidad, porque consideramos importantes a las personas. Somos peligrosos porque no queremos seguir jugando a esta ruleta rusa circular llamada avaricia.

Estamos en un Estado democrático y se nos impide preguntar. Más aún, se nos prohíbe pensar. Somos sospechosos de aspirar a vivir sin cadenas. Sin cadenas ni en el cuello, ni en

los pies.

Pero la autoridad nos prefiere presos física e intelectualmente.

La autoridad competente, completamente abducida de socioliberalismo, manda a las Fuerzas de Orden Público a detener a la Dignidad, como si esto fuese posible. La autoridad competente se llama Rubaljoy.

La sección I de la Constitución Española, la que desarrolla los derechos fundamentales y  las libertades públicas, ha sido mancillada. Aquellos que tanto amor la profesan cuando, por ejemplo, de defender la Corona se trata, no han dudado ni un instante en violarla. Los ciudadanos no tenemos derecho a circular libremente por el territorio nacional, ni podemos expresar y difundir libremente nuestros pensamientos, ideas u opiniones allá donde queramos. Vuelve, trágica y patéticamente, a estar en vigor la prohibición de reunión, salvo que sea para aplaudir al rey,  al papa o a la selección de fútbol, entonces sí que podemos concentrarnos y gritar.

Rubaljoy, el híbrido socioliberal culpable de la indignación a escala nacional, justifica el estado de sitio, intuyendo que si las masas se ponen a reflexionar quizás caigan en la cuenta del engaño en el que la tercera vía socialdemócrata, el liberalismo económico y el conservadurismo puritano nos han metido. No quieren que la niebla que impide ver a los culpables de esta crisis social se disipe porque, entonces, serán sus caras las que veamos.

Les ha fallado la previsión de paciencia. Creían que la indignación era flor de, y para, un día. No entienden que la frase que con sus violentos métodos no nos dejan decir es: estamos hartos. Hartos de que hipotequen nuestra calidad de vida y nuestro futuro en nombre de unos beneficios que siempre caen en los mismos bolsillos. Ya no les creemos  cuando nos dicen que es por nuestro bien el sufrimiento de nuestros hijos.

Aún nos quedan muchas batallas por librar, muchos días sin Sol. Aún no conocemos toda la capacidad de dolor que son capaces de infringirnos, pero decisiones como las tomadas estos días por Rubaljoy, (impedir que nos expresemos libre y pacíficamente), cargan nuestras explicaciones de razón. De más razón aún si es posible.

Ellos seguirán usando su violencia legalizada, incluso podrán dispararnos pero, como dice la hermosa poesía de Manolo Chinato: menos mal que con los rifles no se  matan las palabras.

Zana

2 comentarios para “ESTADO DE SITIO”

  • Marley:

    Amigo Zana: Yo también estoy en contra del uso de la fuerza para reprimir la libertad de expresión que como muy bien indicas reconoce la Constitución Española, pero dicho esto, quiero reseñar aquí mi poca- por no decir nula- comprensión de algunas actitudes, entre ellas la tuya.

    En tu artículo de fecha 25 de mayo que llevaba por título: “El sistema inmunológico del SISTEMA funcionó”. Más concretamente en la respuesta a los comentarios que te hicimos, entre los que se encontraban los míos, dijiste cosas como estas:

    “…Estuve, de oyente, en una charla, un corrillo más bien. La conclusión que saqué es que la gente tiene buenas intenciones, que está cabreada, que no le gusta lo que hay…pero que no sabe cómo y no se deja asesorar…”

    “…En general, incluyo también este Movimiento del 15M, creo que para que algo llegue a buen puerto tiene que tener tres premisas previas solucionadas: debe tener claro cuál es su destino, debe saber de antemano la ruta a seguir, y debe tener claro quién o quiénes dirigen el “viaje”…eso es algo que creo falla en estos Movimientos (¿por qué les llamaremos Movimientos si son Acampadas?)”

    A mi modo de ver- y una vez más dejo constancia de mis pocas luces- si bien no criticaste abiertamente a los, según tú, acampados, no es menos cierto que no les concedías muchos créditos.
    ¿Qué ha cambiado ahora? ¿Ya saben lo que quieren? ¿Ya tienen claro quién o quienes deben dirigir sus pasos? ¿Ya saben la ruta que deben seguir?
    Son las tres premisas que, según tú, debían solucionar previamente.
    Amigo Zana, no es justo que la gente tenga que reprimir su libertad, tampoco es justo que algunos, al amparo de estos movimientos de protesta e indignación, lícita y hasta natural con la que nos está cayendo, confundan libertad con libertinaje. Tú eres sensato y creo que debes saber esto; es más, yo sé que lo sabes. Por ello me asombra que te hayas convertido, con tan pocas fechas de diferencia, en esa espacie de Quijote de la que haces gala en este artículo.
    No te equivoques conmigo. Yo también defiendo las libertades, me parece deplorable la violencia y el arma que más me gusta es el revólver anudado del artista sueco Carl Frederick Reuterswärd que está delante del edificio de la ONU y que, por cierto, se puede ver una réplica en el museo Reina Sofía de Madrid.
    Saludos.

  • Zana:

    Amigo Marley,
    en primer lugar saludarte, echábamos de menos tus comentarios.
    En general poco o nada ha cambiado mi opinión sobre el 15M, si acaso puede haber empeorado en algunos conceptos, como puede ser ese aura de prepotencia que algunas veces “algunos” de sus miembros -y miembras- portan. De ejemplo te pondré el “desprecio” hacia Llamazares cuando éste se prestó a ser el “cartero” de ellos e introducir su escrito en el parlamento. A poco le hacen pagar el sello al pobre Gaspar. Sí, “algunos” de ellos, no todos, creen que la pólvora se inventó el 15M.
    Pero eso no es óbice para que, al igual que entonces, no comparta su indignación. Yo también soy un indignado, pero me diferencio de ellos en que yo canalizo mi indignación a través de un partido político, al que critico (mucho por no decir muchísimo).
    Soy un indignado pero no soy un 15M, al menos no en el concepto equidistanciadista que ellos esgrimen como vitola de virginidad, sigo pensando que NO TODOS SON IGUALES.
    En “estado de sitio” quiero expresar mi solidaridad con quienes de forma pacífica sólo quieren protestar, quiero denunciar la impunidad administrativa, que se salta la constitución cuando le da la gana, por ejemplo admitiendo que nos tiene fichados a los que habitualmente discrepamos (http://info.nodo50.org/La-policia-admite-tener-archivos.html). Pero también quiero decir que quienes no somos parte activa del 15M también somos, algunos desde hace años, indignados, y que si el PP se ha apoderado del himno y bandera nacional como algo suyo, el 15M intenta hacer con la indignación lo mismo, y si por las dos primeras causas, himno y bandera, no moví un pelo, por mi derecho a ser un indignado sí.
    Creo que siguen sin tener muy claro qué es lo que quieren y creo que siguen sin un rumbo decidido. Creo que entre ellos hay (ahora ya es casi oficial) infiltrados del CNI…, pero creo que cuando se den cuenta del error que supone su equidistancia la izquierda ganará, y por izquierda no me refiero a Izquierda Unida, me refiero al concepto, que los partidos, como los países, se forman y se destruyen.

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet