ESPAÑOLITO QUE VIENES AL MUNDO “DATE POR JODIDO”

Una de las dos Españas, ha de helarte el corazón

Cuando el poeta dejó los versos sobre la mesa, bien sabía el viento de sangre y odio que merodeaba entre nuestros trigales. Bien sabía de lo imposible del sueño de quien, sencilla 1111francofragay humildemente, vivir quería. La España del odio iba a helarle el corazón.

Comparto y creo que ya es una opinión muy generalizada y aceptada entre quienes analizan, sin orejeras ni sectarismos, la historia contemporánea española, que el mayor daño que le hizo Franco a España no fue iniciar una guerra civil, cruenta sin duda, sino no acabarla. No ponerla fin. Perpetuarla. Mantenerla encendida y enconada durante toda su dictadura. Incluso más allá del día de su muerte.

No es el 18 de julio de 1936 la fecha “negra” de nuestra historia reciente, lo es el 1 de abril de 1939. Todos sabemos ya quien, o quienes, fueron los fascistas que se sublevaron contra el Estado democrático. Debatir eso no es el motivo de este escrito, la Historia, como digo, se ha encargado de aclararlo. Solo unos necios, pocos cierto es, insisten en la equidistancia de las culpabilidades. Allá ellos, cada uno hace el ridículo como, donde y cuanto quiere.

El 18 de julio de 1936 lo que sucedió fue que se iniciaron las hostilidades de la batalla. Unos españoles empezaron a disparar contra otros. Unos mataban, otros morían, esos son los avatares de las guerras. La guerra que no deja de ser, en palabras de Valéry, una masacre entre gente que no se conoce, para provecho de gente que sí se conoce pero que no se masacra.

Sin duda en aquellos días de julio de 1936 cada uno tenía su motivo para iniciar las 1111fragaznarhostilidades. Unos por motivos ideológicos, otros por los religiosos. Algunos por asuntos personales. Los hubo también, como siempre sucede, los que se unieron a uno de los dos ejércitos por cuestiones mercantiles, por el lucro que la victoria suele dar a quien sabe cobijarse bajo buen árbol. Muchos de nuestros compatriotas lucharon, simplemente, porque aquello les pilló allí, en uno de los dos frentes y su leitmotiv, sencillamente, era luchar para sobrevivir.

Y otros lo hicieron por odio, por afán de venganza.

Todos terminaron la guerra menos los últimos. Los del ejército del odio. En ése, desgraciadamente, militaba Franco.

Franco eternizó la fractura. Instauró, oficializó, y materializó lo de las “dos Españas”. El ellos y el nosotros. El vencedores y vencidos. Los buenos y los malos. Los elegidos y los excluidos. El conmigo o contra mí. El 1 de abril de 1939 no estalló la paz que dijo Gironella, sino que explotaron, con la licencia entrecomillada, los versos de Machado que dan título y subtítulo a este escrito.

aznar rajoyEsa es la España que nos gobierna, que nos preside, que nos reina. La España que divide. La que se permite la crueldad de, una vez han sido pillados saqueando, sobre en mano, acusar a quienes se lo reprochan. Acusa de ser cómplices, nada más y nada menos, que de los asesinos del 11M. Así de ruines son estos herederos ideológicos del odio franquista. Ese odio que uno ya no sabe cómo son capaces de disimular, o de tragar, no ya sus muchos concejales o alcaldes de comarcas desoladas como la nuestra, sino sus votantes. Votantes a los que les alargan la lista de espera, prolongando su enfermedad, incluso convirtiéndola en terminal, mientras ellos, sobre en mano, insultan a quien está contra ellos por el simple hecho de ser honrado y de exigir un mínimo de decoro y decencia. Esa es la España que Franco les instauró, la que convierte en enemigo de la patria a quien se atreve a exigir explicaciones.

Esta España oprimida y exprimida por los herederos ideológicos (y consanguíneos) del franquismo, que cuando dicen España “mía” lo dicen recalcando el pronominal posesivo de la primera persona. Y cuando dicen “nuestra”, no dicen de todos, sino de “nosotros”, de sus nosotros, de ellos.

En abril de 1939 empezó, al compás del fallido golpe de Estado, el usufructo de estos más de 500 mil kilómetros cuadrados que llamamos España. Un uso y disfrute a manos, y sobres llenos, de los que iniciaron la guerra y de sus correligionarios. Allí empezó, y hoy se mantiene, esa España que mata a la España que bosteza. La España de la inquina en los salones del poder, en las alcobas de la impunidad. Porque, como el fascista les dejó escrito en su testamento ideológico: todo quedó atado y bien atado.

Zana

 

 

 

Un comentario para “ESPAÑOLITO QUE VIENES AL MUNDO “DATE POR JODIDO””

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet