EL PROBLEMA

Siempre tendrán una reforma funcionando y otra incubándose

Quizás todo este escrito podría resumirse en una sola frase: tenemos muchos y muy preocupantes problemas, entre los que resalta con luz propia la convenientemente organizada desunión y sus consecuencias.

Tenemos un serio problema cuando nos pensamos que  los verdaderos líderes mundiales, nada que ver con sus marionetas de quita y pon socioliberales, también actúan anárquica e individualmente. Que improvisan. Es un problema de consecuencias terribles pensar que no tienen un plan, que dan puntadas sin hilo. Sólo así se puede entender nuestra flemática relajación.

Friedman, su apóstol de cabecera, se lo explicó: hay que tener las ideas preparadas para que, (vía shock, vía urnas), en cuanto sea posible aplicarlas se apliquen de forma inmediata y continuada. Sí, claro que tienen un plan, que coincide exactamente con nuestro problema, lo malo es que, ahora mismo, nosotros no tenemos un “Houston” al que llamar para que nos de soluciones. Mientras no nos demos cuenta que nuestro único “Houston” posible es el socialismo internacionalizado no habrá solución.

Oír hablar, o leer, a algunos líderes de “éste” lado de las barricadas es un sufrimiento, sólo comparable con la desazón que genera la hipocresía de los dirigentes “Suresnesianos” del PSOE.

Algunos aún no se han enterado que la magnitud del ataque, cuya punta de lanza es esa herramienta del capital llamada crisis, es tal que no sólo se ha llevado por delante los edificios, y los pilares que los sustentaban, donde nos resguardábamos y que conocíamos como el “Estado del Bienestar” sino que, también, se han vaporizado todos los dispositivos, todos los muros de contención, todas las vacunas que habíamos preparado para combatir, contrarestar y superar las cíclicas embestidas pasadas. Nada es igual a lo pasado, ni la intensidad de ataque, ni la intencionalidad, ni la duración, ni, por supuesto, sus efectos, así que mucho menos lo van a ser las soluciones. No se puede jugar al dominó con los trebejos del ajedrez, son juegos distintos, como esta es una “crisis” distinta. Porque de aquí vamos a salir técnicamente esclavizados, con las condiciones de vida feudales y con el agravante del sentido de culpabilidad.

Los “generales” que han estado, durante más de 30 años, preparando el terreno para que germinase la “crisis”, han ido, al mismo tiempo, eliminando las posibilidades de respuesta por nuestra parte. Destruyeron nuestras defensas sin que nos diésemos cuenta…, o, quizás, sí nos dimos cuenta y preferimos, en loor de nuestra codicia, mirar hacia otro lado. Lo peor que podemos hacer es vivir en el autoengaño, no nos equivoquemos, si algo no es, este complejo episodio que nos ha tocado vivir, es improvisado.

Sea como sea, creo yo que, tras esta “crisis social” no terminaremos en los

psicotrópicos campos del Keynesisanismo. No va a haber un “nuevo” New Deal… Esta no es una afirmación gratuita. No es posible reverdecer las “conquistas” sociales del “Estado del bienestar” sencillamente porque se encuentra ausente el principal valedor de las teorías en las que se basó el economista que asesoró a Roosevelt: el Estado (y su autonomía económica y reguladora). Llegados a este punto uno se pregunta cuánta culpa han de tener los herederos naturales de John Maynard Keynes al haber permitido, durante sus alternancias gubernamentales, que esto sucediera.

Pero que el resultado final no vaya a ser el mismo que hace unos 60 años no quiere decir que “ellos”, en su plan, no tengan pensado activar la última vía de salida  que se utilizó entonces, es muy probable que nos reajustemos demográficamente, o sea, que empecemos a cañonazos entre nosotros, al igual que hicimos en la II guerra mundial, para que ellos vivan un poco más holgadamente.

Tenemos un serio problema cuando no somos capaces de ver que tenemos problemas serios.

Sólo una cosilla más ¿Se pensarán los correveidiles de los periodistas actuales que van a entrar, ellos y sus hijos, en el bunker de Botín?

Zana

 

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet