El precipicio

Y sin embargo se mueve

He de decir 1debate_rubaljoyque hubo un tiempo en el que, como a todo el que se quiere dedicar a esto de hacer política, me preocupaba la minoría cuantitativa en la que, permanentemente, me encontraba. Proceso electoral tras proceso electoral, la semilla y el trabajo realizado no germinaban. No daban frutos. Inevitable e invariablemente uno no dejaba de ser eso que se dice, “alguien políticamente incorrecto”.

Los votos, incluso los aplausos y los vítores, iban hacia el verdugo. Para uno reservaban la suficiencia, la sonrisa compasiva o el insulto, que de todo ha habido.

Cada proceso electoral, que no dejaba de ser una encuesta sobre el trabajo realizado, era una nueva decepción. Un nuevo chasco. Un volver a empezar, cada vez más cansino, menos esperanzado. No es que los pilares sobre los que se asientan las creencias políticas que uno tiene se tambaleasen, pero lo cierto es que caminar continuamente sobre esas arenas movedizas de la insignificancia, o minoría, electoral, no era una situación agradable.

No era la decisión libre de los electores, la de obviarnos electoralmente, la que más me aturdía, ahí, en no saber mostrarnos como referente político, pudiera ser que el fallo fuese nuestro. Era la recurrente desmemoria. El injusto e inexplicable premio a la alternancia lo que se tornaba inaguantable.

Año tras año, nuestro discurso no terminaba de llegar a la mayoría social. La brecha entre los partidos de la alternancia y nosotros se iba haciendo, paralela a la de ricos y pobres, cada vez más grande. Esa constancia, la del agrandamiento de la brecha entre los que más tienen y los que menos tienen era la constatación de que nuestros datos eran correctos, de que nuestras previsiones eran acertadas, incluso escasas. La lucha de Clase seguía activa (y como dijo uno de los mayores multimillonarios del mundo, la iban ganando ellos), y por tanto nuestro mensaje seguía siendo totalmente actual.

Hoy sabemos que muchas convocatorias electorales han sido fraudulentas, que ha habido partidos que, robando, robándonos, financiaron1images campañas electorales que les permitieron llegar, o mantenerse, en el gobierno. Y en la misma proporcionalidad que ellos tuvieron facilidades, repito que haciendo trampas, nosotros teníamos dificultades. Los Medios de “comunicación”, (en realidad medios de desinformación y manipulación, al servicio de su amo el dinero), hacían estragos con sus mentiras, sus insultos, sus desprecios y ninguneos, sobre nosotros. Y esas mentiras perduran. Se han incrustado en el tuétano. Es más, solo la llegada de Internet ha paliado, mínimamente, la tendenciosa parcialidad de la inmensa mayoría de televisiones, periódicos o radios.

A modo de comentario diré: si eso de utilizar dinero robado para financiarse, ya dice bastante de la catadura moral de los miembros de esos partidos, nada os digo lo que dice de los incautos electores que, tragándose la basura mediática, optaban por pagar de su bolsillo, en forma de votos, la soga con la que iban a ahorcarle. Aquí siempre me viene muy bien recordar al maestro Carlo M. Cipolla y su extraordinario ensayo “Las leyes fundamentales de la estupidez humana”.

1lobo-con-piel-de-corderoAhora tenemos el precipicio no ya ante nosotros sino debajo. Estamos cayendo al vacío.

Los datos son aterradores. El índice de pobreza, la tasa de paro, la precariedad laboral, la destrucción del Estado del Bienestar, los desahucios. Todo, todo lo que se había ganado con miles de muertes, con millones de sacrificios, se ha perdido. Lo hemos perdido nosotros, esta generación. Solo espero que las generaciones futuras nos perdonen por ello. Que sean lo suficientemente espabiladas como para reconocer al enemigo, cuando éste viene vestido de lobo y cuando viene con la piel de cordero, y de la misma manera sepan diferenciar a quien intenta ayudarle y, aunque no le vote (si votar es una opción del futuro, que ya se verá), al menos no le desprecie. Que no le obligue a hacer, como hemos tenido que hacer muchos, muchas veces, buscar refugio en la recurrente imagen del derrotado Galileo que, convencido de su teoría, se dirigía al pueblo inculto, egoísta e imbecilizado por las arengas religiosas, para decirle: y sin embargo se mueve (o lo que es lo mismo: si no me quieres creer, no me creas, allá tú).

Zana

 

3 comentarios para “El precipicio”

  • Angels:

    Querido Zana, queridos amigos… A nosotros sí nos están haciendo escrache, sin cesar, y desde hace años, y todavía tenemos que aguantar desde los medios la advertencia de que”esto no se hace”. Como dices, Zana, los datos son aterradores – y cada día uno más. Pero cuidado con que nos cuelguen la etiqueta de antisistema ( mientras el sistema nos devora). Nada, que sólo queda la insumisión, y seguir movilizados, como reducto de digndad. La lucha de clases seguirá activa mietras respiremos…. Un abrazo!

  • 15. Just desire to say your article is as amazing. The clearness in your post is simply cool and i could assume you’re an expert on this subject. Fine with your permission let me to grab your RSS feed to keep updated with forthcoming post. Thanks a million and please continue the rewarding work.

  • Zana:

    Traducción “libre” al comentario anterior:
    Sólo deseo decir que su artículo es sorprendente. La claridad de su mensaje es genial y podría asumir que usted es un experto en este tema. Con su permiso me quedaré con su RSS para estar actualizado con los próximos mensajes. Un millón de gracias y por favor, continuar con este gratificante trabajo

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet