EL GAS NATURAL Y EL CARBÓN, MENTIRAS Y MEDIAS VERDADES

El gas natural y el cambio climático

Isidoro Barba, Ingeniero de Minas

Es muy difícil de entender por qué el metano (CH4), ahora llamado GAS NATURAL, tiene tanto apoyo político cuando es el gas más nocivo en la contribución al cambio climático.

Los principales gases causantes del efecto invernadero son el CO 2 y el CH 4 . Pero el CH 4 es 21 veces más nocivo que el primero según la comunidad científica.

Cuando se dice que el gas natural contribuye en menor medida al cambio climático que el carbón, se está diciendo una falsedad, bien por ciertos intereses o bien por conocimientos muy limitados sobre el asunto.

Es cierto que en la combustión del carbón y el gas natural en una central térmica convencional o de ciclo combinado, el primero emite más CO 2 que el segundo para los mismos kW x hora producidos.

Pero la central térmica es el último eslabón de una cadena de actividades industriales tanto para uno como otro combustible.

El ciclo de un combustible empieza en la prospección geofísica y geológica y continua con sondeos de prospección, producción, transporte, manipulación, almacenamiento y por último la combustión en la central térmica.

En todo este ciclo productivo, el carbón como combustible sólido tiene la ventaja sobre el resto de combustibles fósiles (petróleo y gas) de no emitir ni una sola emisión a la atmósfera. Todas sus emisiones de CO 2 están concentradas en un solo punto: la chimenea de la central térmica.

Existen soluciones técnicas para su captura y almacenamiento probadas con gran éxito en EE.UU. Además de las soluciones técnicas también existen sumideros naturales de CO2 como son los bosques, tan olvidados por los dirigentes políticos que defienden el cambio climático.

El gas natural emite menos CO 2 que el carbón en su combustión, pero a este CO2 hay que sumar las enormes cantidades de CH 4 (21 veces más nocivo que el CO 2 ) vertidas a la atmósfera en todo su ciclo productivo: prospección, producción, transporte, manipulación y almacenamiento.

Además, dada la dispersión de sus emisiones hace prácticamente imposible su captura y tampoco hay sumideros naturales de CH 4 .

Las cantidades de CH 4 vertidas a la atmósfera solo en prospección y producción son de un 5-7% de la producción mundial de gas natural, si estas operaciones se hicieran con los estándares ecológicos propios de los países desarrollados y con gran profesionalidad.

El desastre ecológico del golfo de México, donde se han vertido a la atmósfera miles de millones de m 3 de CH 4 , y otros similares ponen de manifiesto que desgraciadamente esto no es así.

El gas natural, todo un desastre de contaminación ambiental y sin proyectos de captura, sí tiene privilegios: Es un gas incoloro, no se ve y se produce principalmente en países pobres. Estas son sus grandes «ventajas ecológicas» de cara a la opinión pública y a la clase política que lo apoya.

Publicado en Diario de León

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet