EL DÉFICIT, LA CONSTITUCIÓN Y LA PINZA

Si 35 diputados lo pidiesen habría referéndum

La guinda que le faltaba al “proyecto socioliberal” encabezado por Zapatero, y avalado por ese “new ghost” político nacional, el PPOE, (PSOE+PP), con sus votantes incluidos, y con el consabido silencio borbónico, ha terminado de germinar en forma de reforma constitucional. El Merkado, con K de Merkel, ha hablado y sus títeres Zapatero, y Rubaljoy ( Rubalcaba + Rajoy), prestos, serviles y obscenos le han obedecido.

Se va a modificar la Constitución para legalizar la limitación del déficit público, en el 3%, ¿por qué no en el 4%, o en el 6%? ¿Por qué no el 1%? Ningún economista es capaz de dar una respuesta sensata a estas preguntas sencillamente porque no hay respuesta sensata, no es una ley universal, como la ley de la gravedad o la velocidad de la luz, es, simplemente, una proposición, una proposición indecente, añado.

La reforma de la Constitución acordada por el PSOE y el PP (¿esto no es pinza?, ¿existe una pinza mayor?) sin posibilidad de que el pueblo la vote, es la confirmación de que
quien realmente decide, quien realmente gobierna, cuando ganan las elecciones los socialdemócratas o los conservadores, tanto monta, monta tanto, son los especuladores y los banqueros.

Estamos a punto de iniciar la peor pesadilla imaginable. Nuestros terrores toman cuerpo. El principio del fin, de lo que conocemos como Estado del Bienestar, ha comenzado. Se van a ilegalizar las ayudas sociales, se va a imposibilitar que el legislador futuro, por una cuestión de jerarquía normativa, y sea del “color” que sea, garantice las transferencias o el gasto social necesario. Se auguran más recortes en pensiones, desempleo, educación, sanidad,  servicios sociales, ayudas a la dependencia, etc., es decir, el nivel actual del Estado de bienestar ya no va a ser el mismo más adelante. Y hay que recordar que el nivel del Estado del bienestar en España está 25 puntos por debajo sobre 100 con relación a la UE15, así que agárrense los machos.

El PP está en su papel. Es la derecha cruel, rancia, heredera del fascismo. Al menos no engañan. Pero no deja de sorprender (¿de verdad nos sorprende aún?) la sumisión, la vehemencia, con la que la socialdemocracia acomete estos golpes de Estado contra los derechos de los ciudadanos menos favorecidos, la alienación con que sus Bases y sus votantes defienden estas medidas, la impunidad con la que intelectuales de bolsillo nos adiestran desde sus púlpitos, el desencanto y la división (enfermiza y preocupante división) que los trabajadores mostramos, nos hacen presagiar que nuestra generación presente, y al menos las dos generaciones venideras, nos vamos a enfrentar, rutinariamente,  a episodios cargados de violencia. Una violencia que, ineludiblemente, generará más violencia. Una violencia que no manchará, en sus inicios, sus manos de sangre pero que, tras la sordidez individualista inicial, estallará llevándose por delante millones de vidas.

Es hora de llamar a las cosas por su nombre, basta ya de eufemismos.

Violencia también es desproteger al anciano, subyugar al desempleado, desatender al enfermo, marginar al dependiente, negar la vivienda social, impedir o limitar la formación educativa. Violencia es atar las manos al Estado  impidiéndole expandirse, defenderse, cuando las inversiones privadas se retiran, como es el caso de la crisis actual. Violencia es garantizar por ley un control del déficit  a costa de los servicios sociales y estafarnos y vender nuestro patrimonio social. Violencia es hacer todo esto cuando a la vez se han estado bajando impuestos a los más ricos de manera considerable.

Hay una catarata de asuntos constitucionales en los que habría que intervenir de manera urgente, un sinfín de artículos constitucionales que no se cumplen o que directamente se incumplen, pero puestos a modificar “sólo” cuestiones técnicas propongo incluir también en las obligaciones del Estado: limitar la tasa de paro, por ejemplo, al 3%; poner techo al gasto armamentístico; perseguir la evasión del capital a los paraísos fiscales; prohibir la acumulación de sueldos de ciertos políticos; ilegalizar la entrada de políticos y expolíticos en consejos de administración de empresas públicas privatizadas… Ya veis, reformas constitucionales se pueden hacer, pero…Pero de esto ni caso.

Ni ellos ni nosotros hablaremos de esto. Ellos reirán sus propios chistes y nosotros lloraremos porque el domingo hay huelga en el fútbol.

Zana

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet