DOS CADÁVERES EN LA MESA Y UN HERIDO EN EL SOFÁ

Aquellos argumentos de los que os mofabais, acuden hoy a vuestro velatorio

1periodismoNo ha de dejar de ser cierto el aforismo popular que dice que no hay mal que bien no traiga. Esta crisis sistémica, además de llevarse por delante buena parte de nuestros derechos y libertades, y de acortar la esperanza y calidad de nuestras vidas, también se ha llevado por delante a quienes, desde sus privilegiados espacios de poder, decidieron abandonar la lucha, mentir y manipular. Me refiero a los Medios de Comunicación y a la socialdemocracia (socioliberalismo).

En estos momentos, y ellos son conscientes de ello, ya son dos cadáveres que en el futuro ninguna representación, ni influencia tendrán. Es cuestión de tiempo, de hedor, de asepsia, de utilidad. Su “amo”, el llamado Mercado, les tratará como los juguetes rotos e inservibles que son, abandonándoles en el rincón oscuro del cuarto de los trastos.

No vamos a caer en el error, en la injusticia, de considerar a [email protected] [email protected] periodistas, ni a [email protected] [email protected] socialdemócratas, como aliados estratégicos del Capital, del Mercado o del Dinero, (aunque eso del “todos son iguales” sea una idea de ellos para igualarnos en sus miserias), no, no [email protected] lo son y nos consta. Pero tampoco vamos a utilizar cataplasmas, porque esta dilación es causa-efecto del problema, donde la prueba empírica recomienda el bisturí.

Pierre Bourdieu dijo que  la información es demasiado importante como para dejarla en manos de los periodistas y, efectivamente, así sucede.

Posiblemente la mejor manera de describir la situación real del periodismo sea esa frase, que alguien escribió para diferenciar a los verdaderos periodistas de los rellena folios por encargo, que dice: de Kapuscinski nunca se podrá decir lo que sí se puede decir sobre Vargas Llosa. Y, por si fuese necesario aclarar quién es quién en esta frase, Ryszar Kapuscinski está considerado como el mejor periodista de su tiempo.

El periodismo, (repito que no todo), tal cual lo conocimos hace tiempo, dejó de existir. Los Medios de Comunicación, y con ellos sus trabajadores (éstos obligados en su mayoría por aquello del “trabajo alimentario”), ahora están, como en su momento hicieron los oradores desde los púlpitos, destinados a manipular a las masas. Mienten, manipulan, silencian o amplifican noticias dependiendo del interés económico que esa acción les deje, es decir, de las inyecciones económicas que, por ejemplo vía Publicidad Institucional, el gobierno “amigo” de turno les hace.

Dicho de otra forma: Financieros, economistas y periodistas, donde éstos últimos son los encargados de justificar las atrocidades que los 1otansegundos hacen en nombre de los primeros.

El otro cadáver que reposa sobre la mesa es, o son, los “partidos socialdemocratas”. Quién no recuerda aquella frase que tan popular y tan merecidamente se hizo de: PSOE, cien años de socialismo y 25 de felipismo.

Curiosamente a los liquidadores de esta tendencia política no hay que buscarles lejos, están entre los dirigentes europeos que, en el último tercio del siglo pasado, se dedicaron a administrar, desde sus gobiernos nacionales y desde la UE, la dosis de toxina ideológica necesaria para que la socialdemocracia muriese y pudiese ser reemplazada por el socioliberalismo.

Quisieron, y así lo hicieron, jugar a rescatar lo mejor del capitalismo liberal, en un intento descabellado de compatibilizar la justicia social con el libre mercado, la desregularización y la reducción de impuestos. Fueron ellos, y no los conservadores, quienes abrieron las puertas y ventanas por donde luego entró el vendaval que está saqueando la sanidad, la educación pública y las pensiones.

Si tienes alguna duda sobre los criterios que aquellos líderes socialdemócratas (Felipe González, Toni Blair, Gerhard Schröder, etc.) tenían para deshacer el Estado del Bienestar y traspasárselo a los lobbies correspondientes, echa una ojeada a ver en qué consejo de administración están sentados hoy en día. Quizás, si no quieres ser ciego, veas y entiendas.

Ellos compraron la cuerda, ellos la ataron a la viga, ellos se la pasaron por el cuello y ellos pegaron la patada a la banqueta. Qué tanta paz encuentren como dejan.

1tiempos-justiciaY mucho me temo que estos dos no van a ser los únicos actores que van camino de desaparecer. La justicia aparece herida, gravemente herida en la que debe, o debía, ser su mejor soporte vital: la imparcialidad.

Cada día que pasa esa herida se hace más y más grande y, a través de ella, podemos ver que si bien todos somos iguales ante la ley, no todos somos iguales ante los que se encargan de ejercerla.

Como escribí el otro día en relación a la investigación por financiación irregular o ilegal del PP (el caso Bárcenas-PP): el presidente del tribunal constitucional, el mismo que tendrá que juzgar el caso en última instancia, era afiliado del acusado en el momento de los hechos. Tela, tela marinera.  (Zana)

 

 

 

Un comentario para “DOS CADÁVERES EN LA MESA Y UN HERIDO EN EL SOFÁ”

  • Joaquin Felix Rodriguez Bassecourt:

    LA ESTRATEGIA SOCIAL Y POLÍTICA DE LAS PRIVATIZACIONES

    La estrategia de las privatizaciones de la propiedad publica ya se trate de las Empresas del Instituto Nacional de Industria, del Sistema de Telefonía Publica, de la Televisión, de la Enseñanza, del Suministro de Agua, del Sistema de Alcantarillado, de las Pompas Fúnebres, de la Sanidad, etc., es de la de destruir las conquistas sociales y la capacidad de resistencia de los trabajadores como clase.

    El argumento de mas sociedad y menos Estado, significa mas feudalismo económico capitalista y menos capacidad social para controlar el libertinaje sin freno de la burguesía como clase social dominante.

    El objetivo es convertir la democracia en un sistema sin poder social real, completamente sometido a una oligarquía de feudalismo capitalista liberal, lo que si tenemos en cuenta la existencia de unos tribunales dominados por unas organizaciones apartidistas de jueces y fiscales conservadores, que comen habitualmente con los señores y señoras representativos de la oligarquía capitalista feudallizada, podemos apreciar lo poco que iban a poder hacer los partidos y coaliciones de izquierda con un estado democrático burgués expropiado de recursos por la oligarquía capitalista feudal, que ademas debe utilizar una parte importantísima de esos recursos para pagar el déficit generado y creado por la oligarquía capitalista feudal, que ha gozado de todos los medios para defraudar legalmente, no solo por las medidas de los gobiernos conservadores, sino también por parte de una izquierda servil, cobarde y renegada de todo aquello que pretende representar. Si a esto le añadimos la tolerancia y el dolo de un sistema ejecutivo, legislativo y judicial, que pese a su presunta independencia tan solo actúa con eficacia contra la corrupción política y empresarial vinculada a la izquierda. Corrupción política y empresarial vinculada a la izquierda que es cuantitativamente que despreciable, frente a la corrupción política y empresarial vinculada a la derecha. Cosa que puede comprobarse si analizamos las actuaciones judiciales contra la el PSOE, en donde la justicia siempre ha actuado con la diligencia y eficacia necesaria para impedir la impunidad, en tanto que frente a la corrupción vinculada al Partido Popular queda bien claro que la finca llamada España es propiedad privada de la Burguesía Española, de forma sus tribunales hacen todo lo posible para atenuar al máximo los efectos sus leyes contra la corrupción.

    Si a ello añadimos que cualquier medida eficaz de un gobierno de izquierda democrática y constitucional, que significa servilmente sometida a la gracia de la oligarquía feudal capitalista y sus independientes tribunales, será anulada y convertida en nada, en nombre de los inalienables derechos de la Oligarquía Feudal Capitalista (con independencia de los eufemismos jurídicos utilizados por el Supremo o el Constitucional), podemos darnos cuenta que solo una revolución democrática podrá neutralizar la contrarrevolución social política e ideológica impuesta por la Oligarquía Feudal Capitalista.

    Una Revolución Democrática significa que el Parlamento que surja de las próximas elecciones debe ser un parlamento constituyente con plenos e indivisos poderes, ya que al margen de un parlamento constituyente con plenos e indivisos poderes, no existe otra cosa que la dictadura de la Oligarquía Feudal Capitalista.

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet