DALTONISMO POLÍTICO

LOS HOMBRES DEBEN SER RECORDADOS Y JUZGADOS POR LO QUE HACEN

Los sociólogos de última generación están anclados en dirimir la siguiente cuestión: ¿Por qué los trabajadores aceptan con resignación su sacrificio?

No encuentran una explicación. Dicen que es como ver ahogarse a una persona y que ésta no intente nadar. Peor aún. No entienden por qué se quedan sentados en el sofá mientras su casa arde, viendo la televisión que les dice que no hay fuego, y oyendo como sus hijos, también cercados por las llamas, juegan a la Play.

Debe ser cosa de daltonismo político, o un defecto generacional del procesamiento espacial. También hay Darwinistas que creen que es el final del círculo de la selección natural: el autopredadorismo.

Los sociólogos están preocupados. Los trabajadores no.

Todo hace pensar que 2011 va a ser el peor año desde que comenzó la crisis. Se traducirá en dolor social públicamente perceptible. No es una ilusión literaria mía. Nos lo avisó la derecha rancia. Por su parte el PSOE nos dice que el dolor social va a durar cinco años.

En la historia de los dirigentes políticos a nivel mundial, los llamados estadistas, no ha habido ninguno, de los denominados conservadores, (de derechas), que haya sido criticado por tomar medidas socialistas, ninguno. Lo más que se acercaban era cuando practicaban alguna medida de corte social, por ejemplo en temas como la homosexualidad o el divorcio, cercana a las tesis progresistas. En materia económica nunca “se confundieron”.

No ha ocurrido así con algunos dirigentes denominados progresistas, (de izquierdas).

Cuando los partidos socialdemócratas aceptaron su propia reconversión, por medio de lo que llamaron la Tercera Vía, alejándose un poco más del marxismo, firmaron su propia sentencia de muerte ideológica. El pragmatismo del que se dotaron no es otra cosa que renunciar a su verdad, o lo que es lo mismo, aceptar que sus ideas son provisionales y están sujetas al cambio. Puede que las ideas estén sujetas a cambios, (evolucionar), pero, las colas del paro y el aumento de beneficios de los bancos no son ideas, son hechos. A esa verdad es imposible renunciar.

Los sociólogos también tienen que empezar a preguntarse por qué esas personas, (trabajadores), que se están ahogando, confunden a quien les tiró por la borda con quien les ofrece el flotador. Cuando descifren esa incógnita y den con el antídoto empezaremos a salir de la crisis…y no solo de la económica.

ZANA

12 comentarios para “DALTONISMO POLÍTICO”

  • Toño (Vilches):

    La inanicción es el mayor peligro ante el que se debe enfrentar una sociedad. Hace tiempo que los políticos bipartidistas (PP y PSOE) nos venden que no se puede hacer nada ante los mercados. Bien, no se puede porque han sido ellos quienes han permitido que los mercados nos dominen y no van a hacer nada por cambiarlo (no van a hacer nada, aunque pueden hacer mucho). Los mercados no dominan los países, son los gobiernos que permiten tal o cual forma de hacer política.
    En orden a la sociedad sólo quiero hacer referencia a que la conciencia de trabajador (si digo obrero se me tildará enseguida de marxista) se ha perdido. Hoy nadied se considera obrero o trabajador. Nos han hecho soñar (los mercados y quienes les han dado luz verde) que yo puedo ser igual que mi jefe, puedo tener el modelo de coche que tiene mi jefe e irme de vacaciones al lugar al que él va. Para ello “sólo” tengo que hipotecarme en un banco con préstamos y más préstamos hasta hacer saltar todo. Ahora ¿cómo recular y volver a sentirme obrero? No me queda otra y no sólo concienciarme sino que vivir como tal, y esto es sabiendo quién es mi jefe, me puedo llevar bien con él pero soy un asalariado que tengo que buscar porque el avismo social disminuya y mis hijos tengan un futuro mejor. Un futuro no exento de lucha social, que siempre ha de estar presente.
    Un saludo
    Toño

  • Aullido:

    Hombre, yo diría que somos iguales trabajadores y jefes, otra cosa es que podamos permitirnos el mismo nivel de vida. Deberíamos poder permitírnoslo, y los prestamos han ayudado a que se viva mejor, pero no ha desaparecido ese abismo social y económico del que hablas, en realidad se ha incrementado (antes el que mejor vivía, lo hacía peor que nosotros). Los bancos tienen su labor, pero se han aprobechado en exceso (no el concepto banco, sino sus dirigentes).

    Para mí la sociedad ha dejado que esto avance hasta donde nos encontramos porque sí que hubo un largo periodo de mejoría social, y ahora que nos hemos instaurado en un sistema que YA NO ES EFICIENTE no se percata de sus incongruencias ni tienen el valor de oponerse a él. Podría traducirse en la falta de visión tanto de pasado como de presente y futuro en conjunto. ¿que nos hizo llegar a donde estamos? ¿que está sucediendo? ¿hacia donde nos lleva?

  • Toño (Vilches):

    Lo siento Aullido pero discrepo de ti. Yo tengo que tomar conciencia de lo que soy, un obrero, un trabajador. Mi jefe es jefe y como tal ha de vivir y comportarse. Es cierto que no tiene porque ser una estructura jerárquica y que puede ser más participativa pero él siempre será el jefe. La “lucha” del obrero es la de mejorar sus condiciones de vida pero estimo que no se puede llegar a tener el nivel de vida que otros tienen, otra cosa es que el de cualquier ser humano ha de ser muy digno. Ejemplo del mimetismo social al que nos quieren hacer partícipes es el de unos juegos de estimulación de inteligencia que anuncian en los periódicos con una cita de Einstein “cualquiera que estimule su mente puede ser como yo”. No estoy de acuerdo con esta campaña. Existe un talento innato en cada persona que le permite ser único e irrepetible. Yo, por mucho que estimule mi mente con estos juegos, nunca podré llegar a ser como Einstein.
    La mejoría social es un reto que los partidos políticos han de tener en la parte más elevada de sus programas políticos. Pero a su vez se ha de ver que no es viable mantener unas altísimas expectativas que los mercados nos ponen en la boca y a los que no podemos llegar. Es materialmente imposible.

    Gracias por tu contracomentario, me enriquece

    Un saludo

    Toño

  • faustino:

    Desde luego las GRACIAS con mayúsculas las damos desde IU Gordon, pues sin vuestras contribuciones esto seria como un monologo y vuestras opiniones enriquecen este sitio web.
    Un saludo y un abrazo a todos los que participan de alguna manera en mantener viva la esperanza.

  • Marley:

    A Toño Vilches: Me resulta desagradable leer a alguien que dice tener conciencia de obrero (Por cierto ¿que tiene de marxista la palabra si al fin y al cabo significa “que trabaja”? ¿No es eso lo que dicen hacer esos a los que tu llamas jefes?).
    Te decía que es desagradable constatar que aún, en los tiempos que corren, alguien tenga tan claro que pertenece a un escalón inferior en la sociedad.
    ¿Porqué tu jefe va a ser más que tú? ¿Solamente porque tiene más dinero? ¿Donde está tu dignidad?

    También confundes churras con merinas cuando hablas del talento. Si bien es cierto que es innato en algunas personas, no lo es menos el desconocimiento que algunas tienen del suyo. ¿Acaso tú has tenido las mismas oportunidades que tuvo Einstein (me refiero a estudio o preparación académica por ejemplo). Por tanto ¿cómo sabes que no tienes talento? Al menos tanto como tu jefe que bien pudiera ser un zote con dinero.
    No te minusvalores coño, que eso ya lo hacen y en demasía esos que se creen los reyes del mambo, entre los que sin duda alguna se encontrará tu jefe.
    Por eso me atrevo a hacerte una última consideración: Fíjate y medita en la frase que cierra algunos artículos de Zana. “Salud, república y más escuelas públicas. Aún es tiempo.

    El tema daría para todo un ensayo y aquí está reservado para un comentario, a ser posible breve, pero me da coraje un comentario tan autohumillante. Eleva tu autoestima,mira a los ojos a tu jefe y cántale la Internacional, verás como te sentirás bien, o al menos a su altura.

    Una última cosa. La palabra inanicción no existe y si te refieres a la inanición como debilidad social, la empleas mal, dado que tu mismo te crees un eslabón más débil y asumes el hecho como parte de algo natural.
    Saludos y perdón si te ofende mi comentario. Piensa que es solo eso, un comentario.

  • Aullido (Ricardo):

    Me reafirmo en la opinion de Marley, y añado por otro lado matizando mi comentario anterior que:

    Todos somos iguales sin olvidar la individualidad propia de cada individuo, pero eso no significa que no seamos iguales, o mejor dicho que deberíamos ser iguales. Creo que tiene mucho que ver con lo que dices Vilches, y no tiene por qué ser contradictorio salvo en donde comentas que un trabajador nunca podrá tener el mismo nivel de vida. Yo creo que la sociedad debería luchar por eso precisamente, que la diferencia entre que uno sea “jefe” y otro “trabajador” sea que cada uno, aprovechando sus propias cualidades, elija lo que más le gusta hacer, que por ende, debería ser lo que mejor se le de ya que se pone más esmero en eso que te gusta. Y para las cosas que no nos gustan a nadie esta el progreso y el I+D tan mal utilizado que sólo se invierte para sacar un beneficio económico en vez de social y negando ese beneficio a la mayoría de la sociedad porque sería contraproducente para las clases dominantes. (ejemplo claro la ley SINDE y el cobro de servicios como internet o telefonía).

    Me gustaría tambien añadir que en muchas sociedades tribales se respetaba al lider, “jefe”, o cabecilla, no por su poder frente a los demás, sino porque se pensaba que era el más cualificado para guiarles, el más sabio, o el más anciano y eso no significa necesariamente que sea superior, sino que cada uno tiene su labor en el mundo.

  • Toño (Vilches):

    Aplaudo que mis opiniones creen discrepancias, aunque lo parezca no estamos tan lejos, expongamos unos matices.

    En primer lugar te agradezco, Marley, tu corrección en cuanto el vocabulario (a veces escribo demasiado rápido) he escrito “inanicción” donde quise escribir “inanición”. Este término literalmente significa “debilidad grande por falta de alimento u otras cosas” según el diccionario de la RAE. Como ves no estoy muy desatinado, al menos eso creo, en su uso puesto que considero que ante la falta de rebelión contra los mercados se produce una debilidad grande en la sociedad. Paradójicamente ante el consumismo que se nos ofrece nos quedamos débiles y hambrientos.

    En segundo lugar no habéis entendido mi concepto de obrero. En ningún momento me considero inferior por ser obrero, todo lo contrario, me siento orgulloso de ser obrero, hijo de obrero, nieto de obrero… “Obrero” quiere decir en su primera acepción en el diccionario “el que trabaja”. No me refiero a escalas o castas sociales, simplemente obrero en cuanto realizo una obra, un trabajo. Por lo tanto no pertenezco a un escalafón inferior sino al “escalafón” de la mayoría de los ciudadanos de este planeta. Por desgracia, por debajo de mí están todos aquellos que no tienen trabajo y aquellos que trabajan en peores condiciones que la mías.

    En tercer lugar la relación con mi jefe es la de un obrero que se preocupa por su trabajo y un jefe que se dedica al suyo. Trabajo en una ONG, y para más INRI, religiosa. No sé si mi jefe es un inepto o no (esto daría para mucho) pero es mi jefe y como tal trato de respetarlo. ¿Esto es humillarme? NO. Cuando tengo que discrepar, lo hago y no me escondo ni me callo, pero en ningún caso trato de hacer su trabajo, yo a lo mío y él a lo suyo hasta que entremos en conflicto. Con esto no estoy defendiendo la manifiesta descompensación económica que hay entre jefes y asalariados, en absoluto. Creo que debería haber un mayor reparto, una regulación estatal, pero hoy por hoy esto no existe, a no ser que gobierne Izquierda Unida.

    Por último hablaremos del talento. Obviamente que cada uno tiene su talento, pero éste es individual, único e irrepetible. Yo no me ninguneo si digo que nunca podré tener el talento de Einstein. El talento no tiene nada que ver con la formación, ni las oportunidades que uno tenga. Por ejemplo: Yo puedo tener talento para tocar la guitarra pero no lo ejercito y me dedico a trabajar en la construcción. Mi talento no se corresponde a la actividad que realizo y tengo talento para la guitarra pero en la construcción soy uno más, sin talento pero con esfuerzo y trabajo. Otro compañero puede tener talento y hacer su trabajo de una forma mucho más habilidosa y rápida.

    Es una lástima que esto no dé para más. Me gustaría poder sentarme y poder platicar sobre esto tranquilamente alrededor de una mesa con unos cafés, unos tequilas o lo que se nos pusiera en gana. Pero esto es lo que hay.

    ¡Ah! y por cierto, yo también defiendo:

    SALUD, REPÚBLICA Y MÁS ESCUELAS PÚBLICAS

  • Ricardo:

    ciertamente el escribir rápido suele traernos malentendidos… jajaja sobretodo cuando nos ponemos quisquillosos… mucho mejor así. Un saludo

  • Marley:

    Dejémonos de sutilezas Toño. Aprecio que hayas recurrido al diccionario y ya habrás comprobado que no muerde, jejeje, pero te diré que yo no hice la corrección, como supone Ricardo, por ser quisquilloso, ni con ánimo de crear ningún tipo de polémica. Tampoco hacía falta buscarse ninguna excusa, al menos para mí. Yo también meto gazapos, en especial cuando se escribe a vuelapluma como suele suceder con estos comentarios. No obstante es un gesto que te honra el reconocerlo pues hay gente que no solo no lo reconoce, sino que encima se mosquea. Dicho lo cual, tengo que decirte que si entiendo tu concepto de obrero, por eso me molesta.

    Y como quiera que de seguir yo argumentando en un sentido y tú en otro nunca nos vamos a poner de acuerdo, voy a recurrir a un tipo, del cual no sé decirte si con tanto talento como tu admirado Einstein, pero si con un cierto prestigio; al menos debería tenerlo en una página como ésta. Del tema que nos ocupa, estimo yo, sabía algo.

    El tipo del que te hablo, escribió entre otras una obra de la que muchísima gente ha oído hablar(será difícil encontrar a alguien que no lo haya hecho), pero que paradógicamente no tantas han leído (al menos no las suficientes).
    Este señor tituló un capítulo de la obra así: “Compra y venta de la fuerza de trabajo”.
    Allí habla de la relación patrono-obrero y si bien es cierto que dicha relación se reduce a términos económicos nada dice de vículos afectivos, ni de descompensaciones económicas, ni del talento. Allí es claro: la relación es económica, sin más.
    Este señor, como ya habrás adivinado es Karl Marx y la obra “El Capital”.
    Yo más bien creo que tus teorías están más en la línea de lo que Marx y el amigo Engels exponían en el célebre “Manifiesto Comunista” redactado por encargo del partido para dar a conocer su filosofía de partido. y que en sus poco más de veinte páginas se hablaba de burgueses, proletarios, clases sociales, etc.

    En cuanto a tu teoría del talento, reconoceré que es cierta, pero añadiré que para el tema que nos ocupa es irrelevante, dado que si tú eres un fenómeno con la guitarra, salvo causa de fuerza mayor, mejor aún muy mayor, nunca te dedicarías a otro oficio que no fuera tocarla.
    Supongo que conocerás médicos, abogados, ingenieros, etc. que son “obreros” (ya que quedó establecido llamar así a los que trabajan por cuenta ajena). ¿Son éstos inferiores a su jefe? Pues un minero o un albañil tampoco. Porque… ¿Quien es quien?
    Bueno, también yo lamento que esto no dé para más, aunque seguramente no merezca la pena. Es más, seguro que sería más gratificante el diálogo sentados en una mesa con un café delante. No vayamos a forzar la máquina y los “jefes” de la página se mosqueen o tengan que poner un foro para nosostros tres, jejeje.
    Saludos.

  • Ricardo:

    con lo de quisquillosos también me incluía a mí… y lo que quería decir es que mirando de otra manera podría sobreentenderse el segundo escrito de Vilches donde lo aclara, ya que es imposible darle todos los matices necesarios en 10 líneas como para que una opinión sobre este tema quede atada y bien atada… como dices haría falta un foro entero. Además no hace falta que estemos de acuerdo en todo, bastaría con que la dirección fuese la misma.

    Un saludo

  • faustino:

    Los “jefes” de esta pagina no se mosquean, primero por que esta pagina es de todos los que de una manera u otra participáis de ella, y segundo porque nos agrada sobremanera vuestros comentarios. Ya sabéis que si os apetece publicar algún artículo estamos abierto a ellos.

  • Toño (Vilches):

    Ha sido un placer debatir con vosotros sobre este tema. Lo dicho, a ver si un día podemos seguir con el debate en otro lugar.
    Un saludo

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet