CULPABLES

Mensaje de los niños y las niñas de Palestina a la ONU: Perdón por las molestias

Yo no sé [email protected], pero yo empiezo a pensar que quieren que nos creamos culpables. Aún no sé bien de qué, pero todas sus alocuciones van dirigidas a eso, a hacernos sentir culpables. Y presiento, por lo que insisten, que nuestra culpabilidad va a estar ligada al simple hecho de haber nacido.

No solo nos cargan con la culpa del saqueo que su avaricia ha llevado, y lleva, a cabo, ya sabéis que todo esto de los recortes en calidad de vida se debe a que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, también, y con muchos lo han conseguido, nos intentan convencer que adelantar nuestra muerte, (en dos años lo han cifrado ya), es por nuestro bien. Tú, que lees esto, vas a ver morir a uno de los tuyos, antes de tiempo, gracias a la política de recortes. Te lo repito por si aún no te has enterado: esto sí va contigo… y con quien tienes a tu lado.

Menos mal que J. A. Goytisolo me dio la fórmula para escapar de esa tortura que tiene que ser el sentirse culpable del mero hecho de vivir. Sí, cuando quiero entender qué quieren hacer, lo pienso del revés. Cuando quiero analizar su realidad, lo sublimemente interesante de su realidad, la pienso al contrario y ahí es donde, al razonarlo del revés, encuentro su verdad.

Estamos en la época del neolenguaje, que es como decir del analfabetismo integral e integrista, de la jungla intelectual sin ley, sin orden, y sin memoria. Del convencimiento mismo de que el hambre no está en el estomago del hambriento, sino en su imaginación. Y hete aquí lo curioso: el mismo hambriento ha llegado a creérselo.

Nadie, dijo Montaigne, está libre de decir necedades…lo malo, apuntilló, es decirlas con esmero. Y aquí, en las masivas sandeces justificativas del discurso, de la explicación de la estafa, es donde, sobre todo las huestes iletradas del PP, demuestran que su verdad es la mentira.

Y en cuestiones de mentiras, el PP está doctorado. Mienten porque saben que mentir al Pueblo no es delito. Por eso ellos, o los otros, no van a la cárcel cuando dicen, por ejemplo, que el repago sanitario es un “ticket moderador” dirigido a evitar abusos. Ellos sueltan la mentira, luego ya vienen sus perrotertulianos radiofónicos o los plumillas al dictado a convencernos de que es verdad. Pero donde estos sinWertgüenzas del engaño son más eficaces, y por ello están mucho mejor pagados y valorados, es en la televisión (pincha aquí si quieres ver lo que ganan algunos de estos diseñadores de opinión).

La televisión, que como todos sabemos es quien posee la supremacía de las tendencias, la hegemonía del pensamiento colectivo (y único), y la verdad absoluta, lo lleva haciendo, esto de tergiversar interesadamente las cosas, desde hace lustros, y con muy buen resultado.

Empeoramos la calidad de la Sanidad para mejorarla. Quitamos [email protected] para educar mejor. El despido libre y gratuito genera empleo. El incremento del IVA no es una subida de impuestos, es un recargo temporal de solidaridad. Las tasas universitarias no suben, se ajustan a la realidad. No privatizamos nuestras mejores empresas estatales, únicamente las traspasamos a entidades particulares. O, el colmo del cinismo, los pensionistas agradecen el esfuerzo al congelárseles las pensiones…

La única medicina capaz de recuperarnos de esta pandemia es el intelecto, que debería hacernos distinguir entre el argumento y la estupidez. El intelecto que no deja de ser esa capacidad que tenemos los humanos para comprender y razonar, y que es la que debería hacer sonrojar a quien, y esto ya sucede, teniendo un hijo que tiene una determinada enfermedad crónica, se siente culpable porque luchar contra ésta le cuesta mucho dinero al Estado. Un intelecto que debería activar la memoria y hacernos recordar, sencillamente recordar, quién ha cambiado el orden y el significado a las palabras para que ahora la frase diga que yo soy culpable. Culpable por el simple hecho de haber nacido.

Nosotros somos los corderos, o sus primos los borregos, que atacan al lobito bueno, eso nos dicen, y nosotros nos lo creemos.

Zana

 

2 comentarios para “CULPABLES”

  • Angels:

    Excelente articulo y justificadisimas denuncias. Solo observo que el inicio es mas recurso de estilo que realidad. No es cierto que lo empiezas a pensar, amigo Zana, que quieren que nos consideremos culpables. Lo sabes desde hace tiempo, y por esto tu texto tiene la fuerza de la impotencia contenida durante meses, años, ante tanta desverguenza y cinismo. No quieren acordarse de que quien recomienda bollos a los que no tienen para pan no suele acabar demasiado entero.
    Un abrazo fuerte!
    Angels

  • Maria José:

    Hace unos meses, cuando anduve por esas tierras, no dejó de sorprenderme esa frase, que está en la boca de mucha gente y sobre la que alertas en tu texto, “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”.

    No es sencillo explicar a los que viven afuera del país que nunca hubo un “por encima de las posibilidades” y que no se puede llamar así a tener acceso a educación y sanidad gratuita y digna, que tampoco lo es el tener un coche y una vivienda; que, además, esa mínima distribución tuvo un ciclo de no más de veinticinco años y que ahora se está destruyendo a una velocidad inusitada. Muchos de los que accedimos a educación y sanidad gratuita, igualmente acabamos saliendo del país en uno de los ciclos de recesivos, a mitad de los noventa, porque no había empleo. La “bonanza posterior” parece que fue parte de la confusión; confundimos crédito y especulación con crecimiento y distribución. Tu texto es claro en cuanto a que no nos podemos permitir más confusiones porque el tiempo apremia si queremos hacernos con el rumbo de la nave.

    Como tu señalas, el neolenguaje confunde y, peor, nos confunde. Así funciona la ideología dominante, construyen una realidad, le dan nombre y la interiorizamos porque la vamos nombrando con su palabra y así vamos perdiendo identidad, memoria y proyecto. Perdidos sin saber quiénes somos y porqué estamos como estamos.

    Alertar sobre los velos que tiende la ideología dominante no sólo es central sino urgente. El gran triunfo neoliberal no está en la concentración económica que logran sino en la derrota sociocultural e ideológica que nos infligen.

    Parece que nos toca desenterrar esos textos sobre análisis de la ideología de los viejos marxistas, desde Gramsci pasando por Wright Mills, Göran Therborn y tantos otros. Algo bueno tiene esta crisis y es que, a lo mejor, nos salva de la amnesia.

    El texto me deja preguntándome: ¿cómo queremos vivir (nosotros)? ¿cómo nos damos el valor para imaginar una vida en la que sí podamos ser y existir plenamente (sin miedo)?

    Muchas gracias por compartir la reflexión, por decir las cosas tan claras y por el trabajo de alimentar está página.

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet