COPAGO, REPAGO, LLÁMENLO COMO QUIERAN

El mayor daño que causa la derecha es el deterioro de las personas (A. Einstein)

Sostienen algunos pensadores que el hombre cuando está perdido tiende a mentirse a sí mismo, cayendo en la espiral de perderse aún más. Se supone que es una especie de amortiguador del dolor, el autoengañarse, el crear debates internos ficticios que nieguen la realidad.

Así estamos actuando nosotros, la inmadura sociedad española, ante el saqueo que el PP está haciendo con la Sanidad Pública (con la Seguridad Social): autoengañándonos. Mirando hacia otro lado. Permitiendo que sus mentiras cohabiten con nuestras disculpas. Nos están robando el Estado Social y lo está haciendo el PP. Nos están robando la posibilidad de acceder a la Salud y lo está haciendo el PP. Nos están, siguiendo las recomendaciones del FMI (Fondo Monetario Internacional), impidiendo vivir, acortando nuestra vejez y lo está haciendo el PP. Y en esto son culpables y cómplices todos los que, de una u otra manera, impulsan al PP al gobierno. También el PP de La Pola de Gordón, también el de tú pueblo. Son cómplices, por mucho que teatralmente y con su boca pequeña se intenten mostrar indignados.

Creo que erramos, que nos equivocamos seriamente,  si gastamos las fuerzas en el debate, intencionadamente insulso, de la terminología. ¿Copago?, ¿Repago?, ¿Recopago?, ¿Acaso le importa al muerto el nombre del arma con el que lo asesinaron? Es las tres cosas, quizás más la segunda porque implica a la primera y Recalca, Remarca, la duplicidad de pagar por algo que ya hemos pagado. Pero no importa, repito, su definición técnica, entrar en eso es entrar en la estrategia del neolenguaje, de llamar a las cosas por otros nombres menos agresivos, de utilizar eufemismos. Es Copago y es Repago, pero también es ROBAR, porque nos están quitando algo que es nuestro, de todos, para regalárselo a las farmacéuticas y a las empresas privadas de salud.

El PP, tan dado históricamente a la mentira, camufla este hurto bajo cifras manipuladas, y repetidas sin cesar por sus loros mediáticos (loros muy bien pagados recuerdo). Cifras que sencillamente no merecen más atención que el recuerdo de aquella frase que decía que estadísticamente todo se explica. Pero la estadística, como tal, no mide el dolor, ni sabe de pensiones mínimas, ni de enfermedades crónicas. La estadística no sabe de humanismo, y el PP tampoco. Hoy ni siquiera voy a recordarles a aquellos trabajadores, parados o pensionistas, que votaron al PP, su parte de culpa, ellos, en su “futura” enfermedad, llevarán la penitencia.

Es tan ridícula la justificación basada en la escasez presupuestaria, la que alega cínicamente el embustero portavoz del PP, que no merece más que un pequeño comentario. Si la partida presupuestaria es insuficiente suban ustedes, progresivamente, los impuestos. Húrguenle ustedes en la cartera al patrón, al rico, al rey…si se atreven.

Nuestro sistema sanitario fue, durante muchos años, envidiado. Estudiado para su importación a otros países donde se admiraba la eficaz gestión y sus impresionantes resultados tanto en calidad profesional, como en amplitud de cobertura. El primer paso hacia esta destrucción, mal que les pese reconocerlo a algunos, o peor, sin que les pese, se dio con la aprobación, por parte del PSOE y del PP, de la ley 15/96. Algunos, por ejemplo quienes estamos en Izquierda Unida, nos opusimos. Otros, los que siguieron votando a esos partidos, prefirieron mirar hacia otro lado. Ahora, el lodo de aquél polvo…nos ahoga por igual. Así que de nada sirven los reproches.

Hoy imponen el 10% en las recetas para los pensionistas, mañana todos pagaremos 3 euros por acudir al médico de atención primaria, luego 5 euros por día de ingreso en el hospital y así hasta que, paulatinamente y en bien de la “salud económica” de los presupuestos, dejemos nuestra salud en manos de la buena suerte.

Jugar con la vida de las personas es de desalmados, exponerla al límite es de asesinos. Eso es lo que son estos, los mismos que sin inmutarse mandaron asesinar a los niños de Iraq para robarles el petróleo. ¡¡Vaya!!, robar y matar dos palabras que suelen acudir cuando se habla de algunos.

Sin embargo hay un dato para la esperanza. Llevo varios días insistiendo en que la palabra que más les asusta es “restauración”. Que sientan que cuando gobernemos, o donde tengamos posibilidad de influir, restauraremos todo lo robado. Con solo nombrárselo tiemblan.

Os dejo dos enlaces que sobre el tema han escrito quienes de verdad saben de ello.

Pincha aquí para ir al enlace del artículo de Alberto del Pozo

Pincha aquí para ir al enlace  de la página de Dempeusperlasalut

Zana

4 comentarios para “COPAGO, REPAGO, LLÁMENLO COMO QUIERAN”

  • Manuel:

    Estupendo artículo compañero, espero haga reflexionar a la ciudadania e interiorizar que hay otras ALTERNATIVAS a esta acción politica.

  • Aurora:

    Muy valiente Zana, llamar a las cosas por su nombre y explicar bien claro lo que están haciendo. Gracias.

  • Muy buena entrada, Zana… Hagamos frente común ante tanta tropelía. Un abrazo fuerte

  • Faus:

    Zana, es muy buen. Hay seguir insistiendo en la restauración, restauremos la República, restauremos la Sanidad, restauremos la educación laica, restauremos todos y cada uno de los derechos que estos elementos nos están usurpando, y restauremos una persona un voto.

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet