TEORÍA DE LA PERCEPCIÓN SELECTIVA

A VECES ES, COMO GRITAR EN MEDIO DEL DESIERTO

Partamos de una obviedad: nadie tiene los monopolios sobre la razón o sobre la verdad. Nadie.

Y en la lucha por impedir esos monopolios, los humanos hemos evolucionado y somos diferentes a los demás animales. Tenemos la capacidad de discrepar y de, por medio del habla, explicarnos. La razón es dialéctica (técnica de la conversación) o no es razón, se argumenta desde los altos pedestales de la filosofía. La verdad, por su parte, depende del color del cristal con que se mire. Ahí está la botella medio llena o medio vacía para demostrárnoslo.

Sin embargo de un tiempo a esta parte, (y estudiado al detalle por la nueva religión que impera en el mundo: la publicidad), se ha descubierto, o mejor, se ha investigado sobre un componente fisiológico, ellos con fines exclusivamente mercantiles, llamado “percepción selectiva”. Es decir, nosotros seleccionamos lo que queremos ver, oír y cómo lo queremos interpretar. Y todo ello sin que dentro de nosotros se produzca una desestabilización sicológica, o, consecuentemente, para que no se produzca.

Y, como no podía ser de otro modo, los avispados creadores de opinión política han aplicado, con verdadero éxito he de decir, esa teoría. Se ha llegado a introducir a tal punto en nuestro organismo, esta conducción “selectiva”, que no es raro observar como, desde los sótanos de la pobreza, se justifica la opulencia de los palacios, (y no es sólo por envidia, hay mucho más de ignorancia).

Nos han convencido de que la injusticia y la desigualdad (el hambre, la guerra,  los contratos basura, la educación elitista, la sanidad privada…) es algo inherente a la raza humana y al planeta Tierra. Eso es algo, nos dicen, que siempre ha estado ahí y que siempre estará. Y este mantra se ha convertido en dogma. Esa es la creencia mayoritaria y desde ese prisma, desde esa idea preconcebida, todo lo que oigamos o leamos, incluso este escrito, va a ser obviado, ignorado. Negado.

Mi idea es la buena, mi decisión acertada, entonces sus consecuencias también. Como si del flujo sanguíneo, o del ritmo del pestañeo, se tratase, nos imponemos el no aceptar demostraciones y el incidir, aunque sea en nuestro demérito, en cavar nuestra propia fosa. Y, más tristemente aún, la de nuestros hijos.

Hemos diseñado nuestra realidad a nuestro antojo, no podemos, sin desestabilizarnos emocionalmente, huir de ella. Los obreros que defienden a la derecha, que se presentan por el PP, no reconocen ningún argumento, ni histórico, ni empírico, que les haga ver su fracaso como personas “políticas”. Algunas veces he puesto el ejemplo de una persona de color votando a Hitler, hay que estar mentalmente muy aislado para no derrumbarse ante tamaña acción.

Para ello crean ruido artificial, sacan de contexto, extrapolan o, simplemente, no hacen caso a aquello que no está de acuerdo con sus creencias, con esa imagen, preconcebida y exacerbada, de lo que desean. Al final, de una u otra manera, crean un ruido calculado que sólo los deja oír lo que quieren oír.

Y ¿cómo se traslada esta “percepción selectiva” a la realidad cotidiana? Pues sencillamente adorando las cadenas que los esclavizan al entenderlas como algo elegido y, por ello, algo bueno. Esas cadenas se llaman, desde el punto de vista de los trabajadores, recortes en los derechos laborales, rebajas en las prestaciones, y en la duración, de las pensiones, limitaciones sanitarias,

impedimentos educativos, fractura del medioambiente, pérdida de libertad, bajadas de impuestos directos, subidas de los indirectos… La percepción selectiva hace que el gallo rehúse oír a aquellos que le dicen que no compre el cuchillo con el que le van a degollar.

Agustín de Hipona, describió, hace 1600 años, parte del comportamiento humano en relación a equivocarse y no enmendar. Su frase “Errar es humano, perseverar en el error es diabólico”, es todo un adelanto a lo que acontece en nuestra sociedad actual.

Y ahora, apreciado lector, ¿qué nos queda?

Zana

 

 

 

GD Star Rating
loading...
TEORÍA DE LA PERCEPCIÓN SELECTIVA , 5.0 out of 5 based on 3 ratings

4 comentarios para “TEORÍA DE LA PERCEPCIÓN SELECTIVA”

  • Aullido:

    Exquisito Zana, Cada día me sorprendes más. No sólo la dialéctica y argumentación son buenas, si no que aún conociendo a la perfección el mundo en el que vivimos, te esfuerzas en hacerle sabio y libre.

    GD Star Rating
    loading...
  • Marley:

    Es cierto, o cuando menos comparto, lo que nos explicas en el artículo. Por ello no estaría de más que te aplicaras también, tú mismo, el cuento.
    Dada mi torpeza para explicarme, y como no tengo muy claro que entiendas lo que pretendo decir con esa aseveración mía, diré que tampoco tú eres ajeno a la “percepción selectiva” de la que nos hablas. Aunque comienzas con una obviedad incontestable en la referencia sobre la verdad y la razón y aún reconociendo implícitamente nuestra capacidad para discrepar, haces más adelante, como casi siempre, auténtica apología dogmática. Y no me refiero al tan manido tema del obrero pepero que dicho sea de paso siempre utilizas para lo mismo.
    Yo te digo que allá cada uno con su conciencia, yo tampoco lo entiendo, pero allá cada cual con sus miserias. Lo que verdaderamente me indigna es que nos trates como imbéciles y siempre lo haces.
    Lo cierto es que muchos de esos de los que tú dices:

    “Para ello crean ruido artificial, sacan de contexto, extrapolan o, simplemente, no hacen caso a aquello que no está de acuerdo con sus creencias, con esa imagen, preconcebida y exacerbada, de lo que desean. Al final, de una u otra manera, crean un ruido calculado que sólo los deja oír lo que quieren oír.”

    Viven como marajás con su rollito, a mi juicio “rollito indigno”, pero ese es otro tema. De lo que no me cabe ninguna duda es que les podemos poner muchos calificativos, a cada cual peor, pero el de “ignorantes” no.

    Y un último aserto. Que utilice alguien como tú a San Agustín (perdona: Agustín de Hipona, ya que igual te da dentera lo de llamarle santo) ( A mí me da cagalera); pero bueno, decía que utilizar al susodicho por tu parte para argumentar algo no deja de resultarme paradójico. Más aún a sabiendas del contexto en que él efectuó esa máxima. Es decir: ¡Nuevamente no sólo nos llamas tontos sino que además utilizas tonterías para demostrarlo!
    Chapeau monsieur Zana. Por lo demás totalmente de acuerdo contigo.
    ¡Ah! Y no te enfades, ya que como puedes comprobar, utilizo tus consejos:
    …”Tenemos la capacidad de discrepar y de, por medio del habla, explicarnos.”

    También quiero que sepas, aunque esto creo que no sea nuevo para tí, que a pesar de que mis críticas sean más o menos ácidas, en el fondo no son más que opiniones ,divergentes, pero solo opiniones. Quiero aclarar esto para que no saques conclusiones equivocadas. No obstante, si estimaras que mis opiniones son peyorativas o innecesarias, házmelo saber y cesarán de inmediato.
    Saludos.

    GD Star Rating
    loading...
  • Zana:

    ¡Ostras Marley! ya veo que andas un poco “despistao”.

    GD Star Rating
    loading...
  • Aullido:

    Pues yo estoy totalmente de acuerdo con la lectura que “yo hago” de este texto de Zana. No sé porque tanto problema, dudo que Zana pretenda ofender a nadie. Seguro que su intención es tratar de enseñar lo que él ha aprendido a golpes (que si seguimos este rumbo nosotros también llevaremos aún con la lección aprendida). Y es que todos somos ignorantes (ignorante = el que ignora algo), unos en unas cosas y otros en otras pero ignorantes al fin y al cabo.
    Yo no me cabreo si mi profesor me dice que me equivoco, dónde y por qué, y en ocasiones un comentario mordaz puede llevarte antes al camino (sobretodo hablando de ciertos temas).

    Y sí, se puede discrepar, y a través de la argumentación y la dialéctica llegar a un consenso. En este caso que sería ¿discutir sobre si el artículo gustará o no gustará? A mi desde luego me ha gustado.

    PD: Ya se te echaba de menos Marley.

    GD Star Rating
    loading...

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

en Ciñera de Gordón  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Login

Administrar

Intranet