A PROPÓSITO DEL CARBÓN, REFLEXIONES POSTMANIFESTACIÓN

EL  CARBÓN ES UN SECTOR,  NO UNA COMARCA

Nada surge de la nada. Aceptemos este principio como base de entendimiento y como hilo conductor de lo que el pasado día 23 de septiembre se vio en Ponferrada. Decenas de miles de mineros (todos somos mineros) surcando las calles de la capital del Bierzo, unidos bajo una palabra que, en definitiva, agrupa todos los sentimientos, todas las sensibilidades, todos los objetivos: solución.

Solución inmediata a los salarios impagados, solución estable y de futuro para el sector.

No surgió de la nada, no. Nació de la rabia y se amamantó de la dignidad que atesoran, atesoramos, “los caras sucias”, ésos que al grito de: aquí están, estos son, los que sacan el carbón, ponen la piel de gallina a quien escucha. Ésos hombres que, más allá de la épica de su terrible trabajo, mantienen la altivez, ese porte orgulloso, de exigir respeto hacia ellos y  hacia sus familias.

Ponferrada fue eso, un derroche de dignidad. Una bocanada de aire fresco para aquellos que aún creemos que, juntos, somos capaces, que unidos podemos vencer. 45000 personas exigiendo justicia, soluciones y respeto. Allí nadie pidió subvenciones, ni jugosas prejubilaciones, ni salarios maravillosos. Allí, todos a una, reclamamos a quienes dicen estar del lado del carbón que lo demuestren a la hora de las votaciones. Reclamamos, a quienes manejan nuestros impuestos, una vigilancia severa en el buen uso las ayudas que conceden tanto a empresarios como a alcaldes. Requerimos que se cumpla lo que está pactado que, en resumidas cuentas es, se mantenga la actividad minera mientras no se genere un tejido industrial alternativo. Tejido industrial alternativo que, como ya se ha escrito muchas veces, el mismo Estado se encargó, en tiempos, de boicotear para forzar a los habitantes de las comarcas mineras a trabajar en lo único que había, las minas.

Nunca había visto a Ponferrada tan orgullosamente herida. Tan humilde y digna. Tan compacta, señorial y majestuosamente sencilla, restañándose las heridas que unos desalmados empresarios y unos no menos desalmados políticos PoPulares y PoPulistas, les han provocado. Pero los mineros leoneses tomaremos nota de los enemigos y también de los desertores.

Porque, aún en ese unánime clamor, no faltó quien, como las inherentes moscas cojoneras, intentase desinflar el aliento que entre todos insuflamos a, sobre todo, los compañeros en huelga de hambre, los encerrados en las minas, los acampados ante las sedes de las empresas, o los encerrados en el ministerio de industria. Sí, ése personajillo que gritó, al paso de la marea humana, “esto llega tarde, el carbón está muerto”. Lo que no se esperaba este don nadie fue la contundente respuesta que una mujer, madre seguro de algún minero en huelga, le dio: “tú sí que está muerto, muerto de egoísmo.

Debo, en este punto, hacer una reflexión de pequeña patria. Se va convirtiendo en costumbre que seamos los mineros leoneses, contra lo que la historia hasta ahora recalca, los que, como suena la letra de esa hermosa canción, “iluminemos a España entera”. Ponferrada, el día 23 de septiembre, iluminó y guió a todos. Y sólo los ciegos y sordos permanecen despistados y se abstienen. Otros, los egoístas, critican.

Sería conveniente que los políticos, como Juan Morano diputado nacional del PP, que se paseó con nosotros, sonrisa abierta en la boca mirando al flash, recordase que su PP es el mismo partido que negó el apoyo al sector del carbón nacional. Sí, sería muy conveniente que mandasen un mensaje de preocupación al jefe, si lo tienen, de sus huestes. Están a tiempo, los del PP, de demostrar que apoyan al carbón nacional, lo pueden hacer en Bruselas, dentro del colegio de comisarios de la UE. Lo que tienen que hacer es atar corto a los pronucleares o gasísticos como Vidal Quadras, o a los nacionalistas como Feijoo, tan apegado al carbón de importación que beneficia a las eléctricas y perjudica a León.

Lo que Ponferrada, como símbolo, nos ofreció a todos los mineros, a todos los leoneses, fue que somos los amos de nuestro futuro, que los políticos que no estén con nosotros están en nuestra contra, que no valen dos discursos, ni vale el divide y vencerás. Porque en esa batalla siempre, siempre, hemos perdido nosotros. Nosotros, los trabajadores. El carbón es un sector, no una comarca.

Ponferrada gritó. Gritó con el ayuno, con los encierros, con las acampadas, con las gargantas de los 45000. Un grito que ha removido cielo y tierra, que ha traspasado fronteras, que debería llegar alto y claro, como aquí se produjo, a los oídos de esos politiquillos que, siendo sordos ellos, piensan que los demás también lo son.

Hay una lumbre en León que ilumina España entera,

Y es que allí se ha levantado toda la cuenca Minera…

Carta de Juan Carlos Lorenzana Ordiz “Zana”, publicada en “cartas al director” en el Diario de León el 26/9/2010

Un comentario para “A PROPÓSITO DEL CARBÓN, REFLEXIONES POSTMANIFESTACIÓN”

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet