A CC.OO QUE ME ESTÁ ROMPIENDO EL CORAZÓN

El sindicalismo es al trabajador, como la sanidad lo es al enfermo: necesario

No es nueva la estrategia del avestruz. Esconder la cabeza o cerrar los ojos para negar el peligro que acecha. Esta es la sensación que percibo cuando leo los argumentos que en la introducción al Programa de Acción, hace, nos hacen, desde la Cúpula de CC.OO.

Supongo que la autocrítica no entra en su diccionario, ni el análisis sincero. Somos el Sindicato con más Delegados, nos dicen, pero no preguntan, ni responden, si también, nuestros Delegados, son los mejores, o, al menos, si son todo lo “sindicalistas” que debían.

Me ofende el desdén con el que unos pocos dirigentes tratan de disimular sus carencias, o con el que tratan de justificar sus errores o debilidades. Dirigentes instalados en cúpulas de cristal, ajenos, parece, a la realidad social y más ajenos aún a la realidad estratégica y táctica que estos tiempos requieren. Quiero hacer un apartado en este comentario para evitar injusticias innecesarias. Son una minoría y, sobre todo, estos dirigentes pertenecen a la dirección de CC.OO.

 

Hace años que muchos militantes de CC.OO reclamamos un giro de timón a babor. Que reclamamos retornar a la senda marcada por Marcelino Camacho y los Compañeros Fundadores, allá por los años 50 y 60 del siglo pasado.

Sí, y para ello lo mejor es reconocer, sin ambages ni eufemismos, que los periodos transcurridos bajo las Secretarías Generales de Antonio Gutiérrez y de José María Fidalgo han sido catastróficas desde el punto de vista de la Acción Sindical, entendida esta como el arma ideológica con la cual el sindicato rearma a sus Bases para la conquista de derechos y libertades o para la defensa, como ocurre en el periodo actual, de los adelantos conseguidos. Claro que aquí cabría incluir también a Ignacio Fernández Toxo, actual líder del Sindicato, por continuista, por no romper con esa deriva que, ya conocida y valorada, está llevando a CC.OO a ser, exclusivamente, una agencia de viajes y una gestoría de seguros, así como una fábrica de sindicalistas desclasados, de 8 a 3 y de lunes a viernes.

Ignorar esto, esconderse bajo la estúpida y simplista frase de “El Sindicato número 1” es empezar a cavar la fosa donde el tiempo, y la terca realidad, nos enterrará.

Quizás esos dirigentes, de tinte y corte socioliberal (ni siquiera socialdemócratas) deberían pensar en aquellas premisas básicas que los veteranos te explicaban: cómo, por qué y para qué, se inició está Organización Sindical. Organización que hasta su llegada fue ejemplo de lucha y de entrega sindical. Tanta insistencia por su parte en diluir el “rojo” que predominaba en la ideología individual de la mayoría de los Fundadores y Militantes primeros, ha dado en una especie de “clarete” al que como siga añadiéndosele socioliberalismo terminará siendo, directamente, lo mismo contra lo que surgimos. Es decir un Sindicato avalado, asumido y protegido por el Sistema.

Y nadie está reclamando que CC.OO se politice, en el término peyorativo de la palabra, (aunque todo es política), ni mucho menos que se convierta en “correa de transmisión“ de nadie, pero entre esto y la desideologización reinante hay un mundo.

Estamos en momentos muy complicados donde el enemigo capitalista está acosando, de forma cruel, a los Trabajadores. Estamos en momentos decisivos, por eso necesitamos que Comisiones Obreras vuelva a ser el referente necesario de los Trabajadores, y eso solo se consigue abandonando esa tendencia socioliberal incrustada en la Dirección del Sindicato desde hace años.

 

Mañana día 15 de septiembre está convocada una manifestación en Madrid, espero que si no hay, como se prevé, arreglo, esta sea la fecha de salida que nos lleve a parar este país, a pararlo de verdad y hasta que las cosas cambien. Y para eso, creo, es muy necesario que CC.OO retorne al rojo.

Zana

 

 

3 comentarios para “A CC.OO QUE ME ESTÁ ROMPIENDO EL CORAZÓN”

  • Alberto:

    Absolutamente de acuerdo contigo, querido Zana,…y sabes que tu análisis, compartido por muchos y muchas (yo, entre ellos) es el mismo que me inclinó a dejar mis responsabilidades en CCOO e, incluso, a desafiliarme…

  • Eloyna:

    Claro y contundente análisis

  • Lobito Vermello:

    “Y nadie está reclamando que CC.OO se politice (…), pero entre esto y la desideologización reinante hay un mundo”

    Hasta que no recuperemos NUESTRO sindicato para nosotros, la CLASE OBRERA, liberándolo de su deriva socialoportunista, proseguirá el vergonzante y letal desmantelamiento de la defensa de nuestros derechos e intereses frente al encarnizado avance neoliberal. Seguiremos vendidos ante la patronal y las élites financieras hacia la destrucción del Estado y de la sociedad misma.

    Un abrazo compañero.

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet