¿QUÉ HIZO ROSA PARKS?

¿POR QUÉ USTEDES ESTÁN EMPUJÁNDONOS POR TODOS LADOS?

A menudo me encuentro con personas que desanimadas, desorientadas o, simplemente, desengañadas, me preguntan si se puede hacer “algo”. En un primer impulso mí respuesta es también una pregunta ¿algo para cambiar las cosas o solamente para moverlas?

Entonces se percibe la parcialidad de la pregunta. Queremos mover algo, casi siempre ese ladrillo que nos impide ver el campo, pero no queremos modificar el edificio. Cuando se constata esto no hay respuesta a la primera pregunta. Que nadie malinterprete mis palabras. Es necesario, además de ser la única vía posible, actuar en lo cercano, en el micromundo, pero sabiendo que toda acción, por mínima, tiene una reacción.

Si las ideas tienen consecuencias, el camino para llegar a esos resultados son nuestras acciones.

Pocos recuerdan a Rosa Parks (silenciada y ocultada intencionadamente para que no cunda su ejemplo) y, sin embargo, fue un gesto suyo, un mínimo pero contundente gesto suyo, lo que tumbó más de cien años de costumbres y leyes. Ella, ella sola con su dignidad y su hartazgo, luchando y venciendo a la injusticia y al miedo.

Rosa Parks era una persona anónima. Mujer, afroamericana, trabajadora y “activista de una causa perdida”. El 1 de diciembre de 1955 subió al autobús por la puerta delantera, pagó el billete, se bajó y volvió a subir, esta vez por la puerta trasera.

Rosa Parks era negra y la ley (la ley Jim Crow) decía, entre otras muchas barbaridades, que ella, por ser negra, tenía que viajar en la parte de atrás, sentada sólo hasta que algún blanco requiriese el asiento o, simplemente, fuese de pie.

Cuando esto sucedió, cuando un blanco se quedó de pie, sin asiento (y sin reclamarlo), el conductor instó, exigió, a Rosa Parks que dejara el asiento al hombre blanco. Rosa Parks se negó a levantarse y, ante la amenaza por parte del conductor de denunciarla a la policía, contestó “puede usted hacerlo”.

Rosa Parks no quería nada más que la dejaran descansar, estaba cansada de su demoledor trabajo, estaba fatigada físicamente, pero aún estaba más harta de ceder.

14 dólares de multa y toda la noche en la cárcel por…perturbar el orden público. Esa fue la sanción que se llevó. Aún resuena la respuesta que le dio al juez cuando éste le preguntó que por qué no se había levantado, ella le contestó con otra pregunta: “¿Por qué todos ustedes están empujándonos por todos lados?”

Al día siguiente su caso era comentado por todos: “una mujer negra contra el imperio de los blancos y no se había arrugado”.

La noticia llegó también a Martin Luther King, un joven y desconocido pastor bautista que organizó una oleada de protestas contra la segregación en los autobuses. No fue una batalla de un día, duró más de un año. Los más de treinta mil afroamericanos que participaron hicieron largas caminatas, y cuando les preguntaban cómo se sentían,  respondían: “Mis pies, cansados. Mi alma, ¡liberada!”.

El juicio a Rosa Parks llegó hasta la Corte Suprema del país, que declaró que la segregación era una norma contraria a la constitución estadounidense, la sentencia ponía mucho ímpetu en recordar que la constitución declara iguales a todos los individuos de la nación. Un año después, el gobierno abolió cualquier tipo de discriminación en los lugares públicos.

Hoy es 1  de diciembre. Han pasado 55 años desde aquel día y todavía nos preguntamos si se puede hacer algo.

La respuesta es sí.

Luchar por nuestra dignidad es una de las cosas que se puede hacer. Luchar por cambiar las cosas que perjudican a los más débiles, es otra. Y recordar a personas como Rosa Parks tampoco estaría mal.

Zana

Un comentario para “¿QUÉ HIZO ROSA PARKS?”

  • Hidalgo:

    Hoy he oido en la radio esta historia. Dicen que después de los hechos los afroamericanos dejaron de usar los autobuses, iban andando, en bicicleta, compartían coche e incluso los taxis sólo para afroamericanos bajaron las tarifas. La empresa de autobuses acabó cerrando pues mas del 70% de los usuarios eran afroamericanos. Creo, si no me equivoco que falleció en el año 2005 y la capilla ardiente la instalaron donde instalan la de los presidentes. También ahora los blancos pagan cientos de miles de dolares para comprar nichos y estar enterrados lo más cerca de ella.
    Una gran mujer, una gran historia. Menos mal que algunas cosas pueden cambiar.

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.

Cayo Lara

con los mineros  

Gaspar LLamazares

Apoyando la minería en nuestro Ayuntamiento  

Seguir

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones gratuitamente

RSS Panda

¡Unete! Ya somosSuscriptores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

Siguenos en twitter

Ante la reforma de las pensiones, no seas inocente

Acceso

Administrar

Intranet